Cuidado con el consumo de alcohol en exceso, los efectos se sienten en todo el cuerpo

Abusar de las bebidas alcohólicas puede causar severos daños en el organismo

Durante nuestros días libres, solemos asistir a fiestas, reuniones y viajes a la playa donde, por lo general, se consumen cantidades significativas de alcohol. Unos pocos tragos no hacen mayor daño pero un consumo constante deja huellas en el organismo que son imposibles de borrar.

Conoce lo que puede suceder a tus órganos por consumir alcohol y modérate durante los momentos de disfrute:

En el cerebro, el alcohol en exceso inhibe las funciones de la región frontal, por lo que disminuye la memoria, la capacidad de concentración y el autocontrol.

En el hígado, los efectos de esta metabolización son náuseas, vómitos y dolor de cabeza.

En el riñón, elimina más agua de la que ingiere y provoca que el organismo la busque en otros órganos. Esto provoca que las meninges (membranas que cubren el cerebro) pierdan líquido lo que genera el dolor de cabeza.

En el estómago, el alcohol aumenta las secreciones ricas en ácidos y mejora la digestión, pero cuando se bebe en exceso causa erosiones en la mucosa del estómago producidas por el etanol, principal componente del alcohol. El ardor estomacal será mayor si se mezclan diferentes bebidas, ya que la irritación gástrica se debe a todos los componentes bebidos.

En la piel, el alcohol aumenta el flujo de sangre, por lo que presenta más sudoración.

En los pulmones, el alcohol acelera la respiración. Si el alcohol circulante es demasiado detendrá la respiración.

En el corazón, los efectos del consumo de alcohol provocan un aumento en la actividad cardiaca y aceleración del pulso. Cuando el alcohol llega a la sangre, se produce una disminución de los azúcares presentes en la circulación, lo que provoca una sensación de debilidad y agotamiento físico.

Te recomendamos en video: