6 motivos por los que, tanto hombres como mujeres, fingen el orgasmo

Investigadores obtuvieron varias razones por la que hombres y mujeres fingen los orgasmos

Según resultado de un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Kansas, un 76% de las mujeres afirman haber fingido un orgasmo alguna vez frente al 41% de los hombres, que también confiesan haberlo hecho.

A estas alturas puede que el porcentaje de hombres y mujeres que fingen los orgasmos no resulte una sorpresa. Lo que realmente nos interesa, más allá de las cifras, son los motivos por lo que lo hacen.

Es lo mismo que pensaron la psicóloga Danya Goodman y sus compañeros de trabajo, quienes decidieron llevar a cabo un estudio para intentar ahondar en este tema.

Tras diversos sondeos realizados a más de 400 personas, los investigadores obtuvieron varias razones que agruparon en seis grupos diferentes.

Estos son, a grandes rasgos, los motivos que llevan a las personas a fingir un orgasmo:

1. Porque les gusta hacerlo

El estudio reveló que a algunas personas les resulta placentero o morboso fingir un orgasmo. Puede ser una manera de aumentar la excitación propia.

2. Por su pareja

Ya sea para complacerla o para acelerar el clímax de la pareja, para hacerla disfrutar, satisfacerla o para no preocuparla si la otra persona no llega al orgasmo.

3. Para terminar

Otro de los motivos es fingir para terminar el acto sexual, especialmente cuando este no es satisfactorio o se sienten incómodos practicando sexo.

4. Para manipular

Algunas personas confesaban que fingían el orgasmo para obtener de su pareja diferentes cosas a cambio.

5. Por inseguridad

Por el deseo de no parecer raros, por el miedo al rechazo o para tapar la dificultad de la persona que finge para llegar al orgasmo, lo que se conoce como anorgasmia.

6. Como una manera de comunicarse

En esta categoría se incluye a aquellos que fingen como una forma de comunicación emocional: para sentirse valorados o queridos, para expresar el amor que sienten por su pareja o para aumentar la complicidad entre ambos durante las relaciones sexuales.