El primer amor no lo es todo, date una segunda oportunidad

Las segundas oportunidades también son muy valiosas, no las desaproveches.

Hay mujeres que creen firmemente en el amor a primera vista, y se concentran en conseguir ese hombre perfecto.

Los intentos fallidos en el amor pueden crear una muralla que evitará que alguien se te acerque. Existen muchas historias alrededor del primer amor. Algunas mujeres, más sentimentales, creen que todas las esperanzas de tener una pareja estable están en la primera vez que se enamoran. Otras están abiertas a la posibilidad e intentarlo hasta lograrlo.

Existen investigaciones que aseguran que el segundo amor es más real y estable. El psicólogo Estadounidense Robert Epstein, asegura que la segunda pareja nos proporciona mayor intimidad emocional y una relación duradera y sincera debido a que hemos madurado psicológica y emocionalmente, lo que nos permite diferenciar lo que queremos de lo que no nos hace felices.

Una vez que nos damos esa segunda oportunidad, somos consientes de lo que estamos buscando. Dejamos a un lado los estereotipos, y entendemos que hay detalles de nuestra vida privada que hay que dejar solo para nosotras. Es mejor prevenir, que curar.

Con la realidad de poder disfrutar de nuestro segundo amor, la madurez se apodera de nosotras y somos capaces de captar si ese hombre que tenemos al lado es el indicado o no. Cuando estamos viviendo un amor maduro, éste es capaz de beneficiarnos a nosotras como seres humanos, ya que nos hemos preparado de manera individual a aceptar y respetar las visiones y defectos de quien nos acompaña en el camino del amor.

Aquellas mujeres que fracasan en el primer intento del amor verdadero, suelen pasar un periodo de duelo y sentirse devastadas. Sin embargo, hay que entender que todo pasa y cuando llega esa segunda oportunidad, seremos más fuertes y asertivas. Lo importante es saber que no debes castigarte con una relación que no te brinde felicidad y placer.

En tus manos está la decisión de castigarte con un primer amor que no te hace feliz, o aventurarte a buscar una segunda oportunidad que te permita vivir una relación madura y estable.

Te recomendamos en video: