Bajó 68 kilos y no dejó de comer sus alimentos preferidos. ¡Increíble testimonio!

¡Nunca es tarde para emprender un cambio físico y saludable!

Aunque fueron algunas complicaciones de salud las que impulsaron a Katie Bolden a adelgazar de una manera tan impresionante, es reconocible el esfuerzo y los objetivos alcanzados luego de tres años de sana alimentación y rutinas deportivas.

150 libras menos es el resultado que actualmente exhibe Katie Bolden, quien hoy ha decido compartir su historia, a través de un blog personal llamado ‘Huff 'n Puff to Buff 'n Tough’. En él podrás encontrar además de rutinas sanas de deporte y alimentación, historias motivacionales que sin duda darían el último empujoncito a quien tenga aún alguno kilos por bajar.

"Mis sueños de ser madre estaban siendo amenazados. Sabía que era hora de cambiar", comentó Katie, luego de ser diagnosticada con una angina de pecho, síndrome de ovario poliquístico (SOP) y un prediagnóstico de la esclerosis múltiple, entendió que debía hacer algo por si vida. El exceso de peso era la razón de algunas de estas afecciones de salud.

Para el inicio del año 2013 Katie alcanzó el preocupante peso de 280 libras, fue el detonante para iniciar un camino de retorno a su peso ideal. Nuevos hábitos alimenticios y rutinas deportivas formarían parte de su día a día en esta nueva etapa de vida. ¡Y lo logró! En septiembre de años 2014, alcanzó la tan ansiada meta de ser madre.

¡Ahora por más!

Katie entendió que su adelgazamiento y debía ser motivos para seguir adelante y alcanzar aún mejores números ante la balanza y, por su puesto, en sus chequeos médicos. Un método muy particular “sin restricciones” puso en práctica esta joven estadounidense. Se trató de la regla 80/20, que consiste en 80% de comida sana y el restante 20% en dulces, golosinas y algunos caprichos.

"Sentí que era mucho más exitoso en mi viaje sin restricciones en lugar de ponerme un montón de restricciones, como he hecho en intentos anteriores de perder peso", dijo. Sus ‘cheat meal’ eran semanales, pero con el tiempo y sus cambios de hábitos los fue reduciendo a una o dos veces por mes.

Su dieta diaria consistía en la disminución de azúcares y comida chatarra y una alta concentración en proteínas, moderación de carbohidratos y de alimentos grasos. Actualmente come entre cinco y seis veces al día para mantener activo su metabolismo.

Sus rutinas deportivas han variado a lo largo de estos tres años. Al principio estaba más dedicada a los cardiovasculares, pero hoy se enfoca más en los objetivos a lograr con la ayuda y el asesoramiento de expertos.

Ha sido tan grande el cambio de Katie que, incluso, participó en la competencia de fisicoculturismo ‘World Beauty Fitness & Fashion’  obteniendo el primero lugar en la categoría de transformación.

Te recomendamos en video: