Tu vida sexual puede mejorar mucho cuando te cases

Una vez en la misma casa, no hay límites para el disfrute

Hemos escuchado muchas cosas sobre lo que será nuestra vida sexual después del matrimonio. Algunas aseguran que perdemos la complicidad y la picardía con nuestra pareja mientras otras sostienen que es mucho mejor.

Hoy queremos compartir contigo estos aspectos que sin duda alguna mejoran una vez que comparten el espacio completo, la casa y la cama. El matrimonio no tiene porque apagar la llama de la pasión, al contrario, puede encenderse aun mas y aquí te demostramos como tu vida sexual pasara a un mejor nivel.

El mejor sexo no tiene porqué ser todos los días

Hay días en los que el sexo es mejor. Cuando no tienes la mejor noche, no te preocupes tienes el resto de tu vida para seguir intentándolo y para impresionarlo con nuevas técnicas. Una mala noche y estar casados no tiene porque ser un impedimento, al contrario, sé libre y si un día no estuvo bien, el próximo puede ser extraordinario.

No es necesaria la competencia por el sexo oral

Ya están casados, no es necesaria la competencia. Si hoy quieres sorprenderlo con un excelente sexo oral, adelante. Cuando quieres complacerlo por completo es probable que tus necesidades pasen a segundo lugar y puedes cobrárselas en la próxima oportunidad donde tus deseos serán ordenes.

Cuántas veces a la semana lo hacen

La cantidad de encuentros sexuales a la semana varia indiscutiblemente. No importa si son cinco, ocho o tres. Lo indispensable es que no se alejen como pareja y entiendan que las dinámicas cambian y no es obligatorio que todas las citas terminen en sexo. Sorpréndelo un día y tengan un encuentro como al inicio de la relación, esto le encantará.

Sí, sus fetiches se saben

Y debe ser así, una vez casados es muy importante y divertido que él conozca lo que te gusta y lo que no y todo lo que te excita en la cama. Cuando se conocen bien, el sexo es increíble y les permite probar cosas nuevas para salir de la rutina.

No preocuparse por estar desnudos

Disfrutar este momento de intimidad es lo mejor que existe, no preocuparse por estar sin ropa en la cama les permitirá disfrutar aún más cada encuentro que tengan.

Besarse

La regularidad de los besos baja un poco cuando ya están casados, pero los juegos previos al sexo siempre llevan besos. Cuuando esto inicie sabes que no hay escapatoria. Un momento de amor y pasión te espera por los próximos minutos.

Acurrucarse

Poder acurrucarse después del sexo demuestra que siguen teniendo esa conexión especial que nació cuando eran novios. En algunos casos después del encuentro sexual hay que atender algunas tareas del hogar, pero aprovecha esas noches de películas y series para disfrutar de un buen rato acurrucados.

Verte increíble para el sexo

Ya esto no es tan importante. Cuando están casados, muchas veces te provoca tener sexo apenas te despiertas y esto dificulta todo el proceso de peinarte, bañarte y maquillarte. Que ambos quieran tener sexo mañanero sin importar las condiciones en las que amanecieron es una excelente señal.

Te recomendamos en video: