'Síndrome del hijo único': Así es como no tener hermanos afecta tu cerebro

Al parecer hay importantes diferencias en cuanto al lenguaje y el manejo de emociones.

Por Karen Hernández

Existen muchos estereotipos en torno a los hijos únicos: que si son menos sociables, que si son más egoístas o que si son más caprichosos. Lo cierto es que la ciencia por fin ha revelado el secreto de la personalidad de aquellos que no tienen hermanos y tiene que ver con cierta parte del cerebro donde se desarrolla el lenguaje.   

        DESCUBRE MÁS

 

Investigadores de la Universidad de Southwest, en Chongqin (China) estudiaron a 250 estudiantes universitarios y encontraron diferencias significativas entre hijos únicos y los que no, específicamente en las regiones del cerebro que se asocian con la imaginación, la amabilidad y la regulación emocional.

Los participantes se sometieron a diferentes pruebas para medir su inteligencia, su creatividad y su personalidad, además de que se les realizó una resonancia magnética. El resultado fue que los hijos únicos tuvieron puntajes más altos en cuanto a creatividad, pues tienen un mayor volumen de materia gris en el lóbulo parietal, el cual está asociado a la flexibilidad mental y la imaginación. 

El estudio, publicado en la revista Brain Imaging and Behavior, también concluyó que los hijos únicos tienen menos materia gris en otras zonas, específicamente en la aprte de la corteza frontal media, la cual regula las emociones. Esto provoca que presenten "rasgos de personalidad indeseables", como dependencia, falta de amabilidad, egoísmo e ineptitud social. "Debido a la ausencia de hermanos, los hijos únicos generalmente pierden oportunidades importantes en cuanto a las relaciones sociales ya que no desarrollan habilidades psicosociales ni tampoco de apoyo emocional", afirman los expertos.

Los hijos únicos normalmente son muy obstinados porque están acostumbrados a buscar su propio interés y a menudo pueden ser muy posesivos. Son estrictos en cuando a su privacidad y tiempo pues no están acostumbrados a compartirlo con alguien más.