Escenas de terror que no quieres que te pasen en la cama

El sexo es ese encuentro maravilloso con tu pareja, pero a veces, cuando crees que todo será como una película, todo resulta un desastre que debes tomar con humor

Por Karen Hernández

La cama es el escenario perfecto para derrochar sensualidad y pasión al momento de tener ese encuentro tan esperado con tu pareja, sin embargo, también es el lugar donde pueden ocurrir las escenas más vergonzosas y terroríficas que sólo creíste ver en tu serie cómica favorita.

       DESCUBRE MÁS

 

Lo cierto es que, por más que lo intentes, jamás saldrá como lo planeaste en tu diario y sí, puede pasar en la primera, la segunda o la décima vez que lo hagas.  Tranquila, no eres la única, lo importante es prevenir, no lamentar y dejarlo todo como un recuerdo del cual puedas reirte. Por eso, te dejamos una lista de las cosas que nadie quiere que ocurran (pero ocurren) en la cama.

A todas nos pasa, es algo inevitable en la vida y ocurren porque la vagina está diseñada como un calcetín que se expande para que el pene se acomode cuando entre. Una vez que este está en su lugar, las paredes vaginales regresan a su sitio, expulsando el aire que quedó atrapado. Y sí, aquellos gases provenientes de otro lado pueden hacer acto de presencia por la emoción del momento.

via GIPHY

Esto ocurre especialmente cuando es tu primera vez (o cuando son demasiado salvajes) y no sabes ni para dónde moverte o simplemente eso de la coordinación no se les da. En ese caso quizá quieras tener alguna pomada para no dejar evidencia de hematomas ni rasguños en tus extremidades. 

Puede que sean de los que llevan el encuentro a niveles extremos y que entre la pasión y el desenfreno, se olviden de que a su alrededor hay objetos y sin ton ni son, terminan tirando todo.  

via GIPHY

Entre los besos y caricias apasionadas puede que te olvides de los bordes y la cama, y cuando menos lo esperas, ya estás en el suelo. 

Quizá tu apreja ya sea un experto en el arte del tiro al blanco, pero quizá aún no sea tan diestro y le cueste entender la anatomía femenina (sí, hay quienes aún no comprenden por qué tenemos tantos agujeros "ahí abajo"). Y ni qué decir cuando decides experimentar por la parte de atrás y no tienen idea de cómo hacer que eso entre y embone.  Tranquila, es cuestión a agarrarle el modo y "la práctica hace al maestro", así que cuando menos lo pienses, entrará a la primera.

via GIPHY

Imagina que estás con tu pareja y de pronto te das cuenta que ese día del mes llegó sin previo aviso. Suena imposible y una cuestión de mala suerte, pero pasa y si puede pasarte estando sentada en la oficina, ¿por qué no cuando estás en la cama a punto de tener un encuentro con tu chico? Lo bueno es que el sexo durante la menstruación no es imposible (ya lo dijo nuestra experta de Nueva Mujer) así que si de verdad traen ganas, lo único que deben hacer es tomar sus precauciones para no dejar todo cual escena del crímen.  

Quizá este sea el terror más grande de todos, o en todo caso, la vergüenza y el deshonor más grande (especialmente frente a la familia). Pero no importa quién te encuentre, la sorpresa siempre será la misma y ya sea que te venga la angustia de explicarle a tus hijos, aguantar la burla de tus amigos o el tener que ver a tu suegra a los ojos durante la cena, lo importante es tomar las cosas con filosofía y decir "ups".

 

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram