Guía del placer femenino: técnicas de masturbación

La sexóloga Alessia Di Bari nos comparte algunos consejos para internarse en el mundo del autoplacer

Por Alessia Di Bari

Sexóloga

Frecuentemente las mujeres que llegan a consulta conmigo me preguntan: "¡¿tienes alguna técnica para masturbarme?". Sé que a muchas de ustedes puede resultarles un tanto extravagante el tema, pero es más común de lo que podríamos pensar.

DESCUBRE MÁS

En general, no platicamos de esto con nuestras amigas, hermanas o madre… así que, para todas aquellas que tienen curiosidad y ganas de probar algo diferente, les comparto algunas técnicas que, francamente, funcionan bastante bien.

Empieza con caricias suaves cerca de tu clítoris, lo puedes hacer con tu dedo medio o índice – o ambos-. Comienza con movimientos laterales, modifica la presión y la velocidad, según te vayas sintiendo más agitada y/o excitada. Si sientes muy intensa la sensación sobre el clítoris, prueba con un poco de lubricante; de esta forma, también tus dedos resbalarán mejor.

Toma tu clítoris entre tu dedo gordo y el índice. Imagina que tu clítoris es un botoncinto que quieres tomar. Ya que lo tomaste, intenta girar tus dedos, suavemente, como si estuvieras girando una perilla… juega con la presión y la velocidad que ejerces sobre él.

Tip: cuando te sientas muy cerca de alcanzar el orgasmo, para, haz una respiración profunda y vuelve a empezar. De esta forma, el orgasmo llegará con mucha más intensidad.

Si tienes tina, alberca o regadera en forma de teléfono, cualquiera de estas, son una excelente opción para regalarte un poco de placer en solitario.

La idea es que direcciones el chorro de agua hacia tu clítoris y dejes que el agua haga todo el trabajo por ti y tu únicamente ¡disfrutes!

Si eres de las que prefiere no tocarse, cualquier borde suave, pero firme puede ser de gran ayuda. Esta técnica es muy socorrida, pon tu almohada debajo de ti, entre tus piernas –como si la estuvieras montando- y deja que la parte donde están las costuras quede justo en tu vulva. Muévete hacia delante y hacia atrás, en círculos, prueba cual es el mejor movimiento para ti y déjate llevar por las oleadas de placer.

Así es, hay diferentes aplicaciones que puedes descargar en tu smartphone para que funcione como un vibrador y así, aprovechar tus ratos de ocio en el tráfico o en la oficina.