Ventajas de salir con un hombre divorciado que (tal vez) no habías tomado en cuenta

¿Le darías una oportunidad a un hombre que ha vuelto a la soltería después de un divorcio?

Por Alessia Di Bari

Es curioso cómo cuando estamos alrededor de los veinte años decimos cosas como: "todos los buenos hombres ya están casados y/o tienen novia". El otro día, conversando con una paciente nos dimos cuenta de algo que está ocurriendo desde hace unos años: ¡Muchos de esos hombres ya están divorciados! Lo que quiere decir que hoy sí pueden ser para ti.

DESCUBRE MÁS

 

Hoy tú tienes grandes ventajas, tu soltería –de la que te quejaste más de una vez- ¡hoy es un gran recurso! Aquí te van algunas ventajas:

– Cuando ellos dejaron de salir en citas, los smartphones ¡ni siquiera existían! Y lo que para ti es algo común, como tener sexting, para ellos es algo novedoso y adivina qué ¡tu eres buenísima para eso!

– El que tu vida sexual sean tan variada, te vuelve una extraordinaria maestra sexual, sólo es cuestión que te apropies de todo tu conocimiento en materia erótica. Que todas las personas que hayan pasado por tu vida, hasta el día de hoy, cuenten. Deja que la 'diosa sexual' que llevas dentro se haga cargo.

– ¡A vivir todas la fantasías! Déjate sorprender, ellos también se sienten dispuestos a aprender y a enseñarte todo lo que han aprendido en estos años. Ya no tendrán 20 años, pero podrán llevarte a descubrir mundos que la inexperiencia y ansiedad de los 20 muchas veces no nos dejan.

Todos estamos buscando con quien compartirnos o al menos, con quien pasárnosla bien –si es que estar en pareja no es algo que busques y/o desees en este momento-. Generalmente, pasada cierta edad, tendemos a ser –hombres y mujeres- más honestos y directos con lo que realmente esperamos.

Así que, mi recomendación es, date permiso de probar algo diferente, de entrarle al target de la 'segunda vuelta' (divorciados). Créeme, te lo agradecerán ¿tu no lo agradecerías si estuvieras en ese lugar? En mi experiencia, las mujeres divorciadas que tengo en consulta, les encantaría una segunda, tercera, cuarta… oportunidad.

Si te animas, como diría mi paciente: "aunque ser una 'diosa sexual', puede ser agotador, ¡vale la pena!".