Estas son las terapias alternativas que ofrece el sistema público de salud

Varias de estas prácticas están aprobadas por la Organización Mundial de la Salud. Lo bueno es que nuestro sistema público avanza en el mismo sentido. esto encuentras en hospitales y consultorios.

Por: Valeska Silva Pohl

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de su documento "Estrategias sobre medicina tradicional 2014-2023", insta a que los países busquen la forma de instalar políticas públicas de integración entre medicina convencional y las terapias alternativas, así como garantizar el acceso de la población a estas terapias. Con ello ayuda a las autoridades sanitarias a encontrar soluciones que propicien una visión más amplia respecto del mejoramiento de la salud y la autonomía de los pacientes.

La buena noticia es que el Ministerio de Salud (Minsal) de Chile está trabajando activamente en esta propuesta. De acuerdo a la realidad del país, define como Medicinas Complementarias/Alternativas (MCA) "a un amplio dominio de recursos de sanación que incluye todos los sistemas, modalidades, prácticas de salud, teorías y creencias que los acompañan; diferentes a aquellas intrínsecas al sistema de salud políticamente dominante de una sociedad particular en un período histórico dado".

Más: Mindfulness: aprende a entrenar tu mente y mejorar tu vida

El año 2005 se dictó el decreto Nº42 que reglamenta el ejercicio de las prácticas médicas alternativas (o complementarias) como profesiones auxiliares de la salud, y las condiciones de los recintos en que se realizan. A partir de este reglamento marco se ha evaluado y reconocido a la acupuntura (2008), la homeopatía (2010) y la naturopatía (2013). Así se configuró la primera etapa que –según datos oficiales– registra 54 homeópatas, 52 naturópatas y 569 acupunturistas en servicio, al año 2013. Sin embargo, se sigue avanzando en la regulación, por lo que continúan los estudios sobre las terapias florales (como el uso de flores de Bach) y la mesoterapia, para determinar si ingresan a las profesiones auxiliares del Minsal.Imagen foto_00000002

Iván Santandreu es biólogo y director de la Escuela de Medicina Vibracional, establecimiento con 17 años de experiencia en formación floral. Es además parte del equipo consultor que asesora al Minsal en el proceso de reconocimiento de la terapia floral. "El grupo de trabajo está conformado por asociaciones de terapeutas florales, escuelas de formación y profesores independientes, convocado a fines del año 2014", explica. Además del reconocimiento de esta terapia, pretenden establecer su autorregulación, con el fin de generar una política pública permanente al respecto.

Para Santandreu, en relación a las terapias complementarias que no forman parte de las 3 ya reguladas, "su disponibilidad está sujeta a criterio discrecional del director de cada establecimiento asistencial. En todo caso éstas ya se ofrecen en más de 200 establecimientos de la Red Asistencial Pública de Salud, entre hospitales y consultorios".

Para todos
Veamos algunos ejemplos. En el Hospital Luis Calvo Mackenna actualmente se realizan 6 terapias complementarias: medicina sintergética, terapia floral, reiki, musicoterapia, arte terapia y riso terapia. La encargada de la Unidad de Medicina Complementaria es la doctora Soledad Lopetegui, quien explica que hace ya 7 años cuentan con diversos grupos de reiki y sintergética, pero la unidad en sí está organizada hace sólo año y medio. Todas son muy solicitadas, "e incluso hacen falta más terapeutas", cuenta.

Estos tratamientos están enfocados principalmente en los niños, pero también se atiende a sus padres, hermanos y a los funcionarios del hospital, quienes finalmente son los que más están en contacto con los niños. "Se entiende al niño no como un ente aislado, sino en el contexto de una familia y del personal que está a su cargo, por lo que es de suma importancia abarcarlo como un todo, es decir, al niño en su contexto".

Más: "Querida chica del bañador verde": la carta viral para joven acomplejada por su cuerpo

Estas terapias se realizan partiendo de la base que son absolutamente complementarias al tratamiento que está recibiendo el paciente en ese momento. "Se insiste mucho en ese punto; no deben dejar bajo ninguna circunstancia los medicamentos, cirugías o tratamientos que requieran. Las terapias son paliativas, los ayudan a tolerar mejor todo el proceso, levanta su estado de ánimo, sus relaciones personales y aceptan de mejor manera lo que implica un tratamiento a largo plazo, optimizando sus condiciones físicas, emocionales y mentales. Muchos pacientes son de provincia y estas terapias los ayudan a adaptarse, disminuye la sensación de frustración, incertidumbre y miedo que produce una enfermedad".

Evidentemente estamos ante una tarea que aún tiene mucho camino por recorrer, especialmente cuando más de 200 centros, entre hospitales y consultorios, ya han implementado estas terapias, de las cuales no todas están oficialmente aceptadas, pero sí son reguladas por ya el mencionado Decreto 42.

Impacto de la naturaleza

El Hospital Salvador tiene más de 12 jardines interiores incorporados en su diseño y construcción original de 1871, que fueron desatendidos con el paso del tiempo. Con el propósito de convertirlo en un espacio más amable y sanador para sus pacientes, familiares y funcionarios, acaba de ser entregado el quinto jardín del "Proyecto de Recuperación de los Jardines Interiores del Hospital El Salvador", que llevan a cabo las Fundaciones Inspira y Cosmos, con apoyo del mismo hospital. "La creación de jardines sanadores en centros de salud es tendencia en países como Estados Unidos o en Europa, no sólo porque sepamos que la naturaleza nos hace bien, sino porque cada vez son más los estudios científicos que así lo demuestran" asegura Felipe Correa, director de proyectos de Fundación Cosmos.

Un estudio realizado por la neuroinmonóloga Esther Stermberg señala que sólo 3 a 5 minutos observando espacios dominados por árboles, flores o agua ayudan a reducir el enojo, la ansiedad y el dolor, pudiendo inducir además cambios en la presión sanguínea, tensión muscular y actividad eléctrica del corazón y el cerebro. Otro estudio (Walch et al., 2005) demostró que personas recuperándose en una pieza con luz natural y vista a un jardín necesitan 22% menos medicamentos para el dolor que quienes están en habitaciones sin esas condiciones. Por su parte, el médico sueco Roger Ulrich publicó un estudio en el que señala que observar un jardín puede acelerar la recuperación de cirugías, infecciones u otras enfermedades, disminuir el uso de medicamentos y acelerar el alta de los pacientes.Imagen foto_00000001

Entre las MCA que se practican en el país están la homeopatía, la acupuntura, la naturopatía, la quiropraxia, las terapias florales, la apiterapia, el reiki, la aromaterapia y el quiromasaje. Actualmente se asume que todas las medicinas trabajan en forma complementaria, por lo cual a futuro se tiende a hablar de una Medicina Integrativa.

De acuerdo al "Estudio sobre conocimiento, utilización y grado de satisfacción de la población chilena en relación a las Medicinas Complementarias/Alternativas" realizado el 2012 por el Minsal, las terapias más demandadas son la acupuntura (19,1%), fitoterapia o uso de yerbas (15,9%), biomagnetismo (14,1%), reiki (13,9%), homeopatía (11,6%) y la terapia floral (11,4%).