8 formas en las que puedes quemar hasta 500 calorías sin hacer ejercicio

Alcanza tu propósito de este año y logra tu peso deseado. Te compartimos algunas tácticas para lograrlo

Por Viridiana Mirón

Aceptémoslo. Pensar que podemos bajar de peso sin hacer ningún tipo de sacrificio es irreal y una idea que debemos alejar de nuestra mente si realmente queremos cumplir con nuestro sueño o propósito de alcanzar a nuestro peso deseado. Sin embargo, sí existen caminos más sencillos para quemar esas calorías extra.

       DESCUBRE MÁS:

 

Hemos escuchado que para poder bajar de peso se requiere de ejercicio y una dieta estricta, pero si quieres ir a tu propio paso y el ejercicio no es lo tuyo, entonces un cambio ligero en tu alimentación y estilo de vida pueden marcar una diferencia radical.

Sigue estos consejos y verás que quemar 500 calorías puede ser más sencillo de lo que te imaginas.

 

Es momento que dejes de lado esas “cucharaditas de azúcar” en tus bebidas si lo que realmente quieres es bajar de peso. Cuando bebas café o té evita añadir azúcar, pues estarías incrementando hasta 74 calorías adicionales.

 

No sólo el azúcar que tú misma le agregas a las bebidas puede hacerte subir de peso. Las bebidas azucaradas no aportan nutrientes, algunos estudios las relacionan con un incremento en el riesgo de padecer diabetes. Además, un vaso de refresco puede tener entre 80 a 120 calorías. Entonces, ¿qué tomar? Agua natural será tu mejor apuesta, pues no aporta calorías y aditivos. También puedes apostar por infusiones naturales y sin azúcar.

 

Lo admitimos, los frappés y capuccinos son deliciosos, pero también son nuestros enemigos para bajar de peso. Una taza de café, cuando le añadimos azúcar, crema, leche, jarabe y hasta chispas de chocolate pude rebasar hasta las 600 calorías. Un shot de expreso o una taza de café negro sin añadidos serán tu mejor apuesta.

 

Sabemos que las ensaladas son un platillo sano y bajo en calorías, pero todo depende con qué las prepares. La próxima vez que comas una ensalada evita que lleve aderezos, queso, mayonesa, crutones y ningún tipo de proteína empanizada.

 

Sabemos que un drink puede ayudarte a relajar después de una ardua semana; sin embargo, abusar del alcohol no sólo te dejará con resaca, sino también con algunos kilos de más. Las bebidas alcohólicas se relacionan con el aumento del peso y con desórdenes hormonales, por lo que deberías reducir su consumo, sobre todo si son cócteles o bebidas preparadas, pues al añadir refrescos y jugos, aumenta la cantidad de calorías.

 

El pan está presente en nuestras comidas diarias y no tienes que renunciar a él completamente, simplemente es mejor que reduzcas las cantidades a 100 gramos diarios, que es lo recomendado por la mayoría de expertos en nutrición. También te recomendamos preferir aquellos integrales o elaborados con cereales, ya que tienen menor índice glucémicos, es decir, que tienen menos carbohidratos que elevan la glucosa en la sangre.

 

Cuando sentimos antojos entre comida y comida, es muy natural elegir frituras o dulces (todos ellos llenos de calorías vacías), pero la verdad es que la mejor forma de saciar esa hambre es con alimentos bajos en calorías, pero ricos en sabor. Las frutas son la mejor idea. Aunque algunas de ellas tienen un alto contenido de azúcares, otras frutas son bajas en calorías, azúcar y además aportan mucha energía. Entre las más recomendadas se encuentran: la manzana, el damascos o albaricoque, el kiwis, el melón, la ciruela y la fresa.

 

No necesitas hacer una rutina de ejercicio muy pesada para poder quemar calorías diariamente. Actividades simples pueden marcar una diferencia. Desde subir escaleras en lugar usar el ascensor hasta realizar la limpieza de tu hogar te harán quemar esas calorías extra. Aspirar durante 30 minutos podría hacerte quemar hasta 150 calorías, ¿te imaginas?