3 posiciones sexuales que debes experimentar por lo menos una vez en tu vida

Dale rienda suelta a tus fantasías con este catálogo de posturas sexuales que seguramente no has probado, pero deberías intentar. ¡No te vas a arrepentir!

Muchas parejas siguen la misma rutina sexual cada vez que tienen un encuentro; no salen de tres posiciones básicas, que aunque les brindan placer, pueden terminar siendo aburridas debido a la repetición. Por ello te recomendamos tres posturas nuevas que seguramente les gustarán y que deben probar al menos una vez en la vida, aunque es muy posible que las repitan después…

DESCUBRE MÁS

 

1. La Capilla Sixtina
Esta es la postura perfecta para lograr una intimidad más profunda. Túmbate boca arriba y coloca los pies en los hombros de tu pareja. Deja que se arrodille frente a ti para que pueda penetrarte profundamente. Se trata de una postura muy íntima que le permite a él verte la cara mientras te acaricia los muslos, te frota el clítoris y te estimula la región anal.

Él puede controlar la profundidad y la velocidad de las embestidas, pero tú tienes libertad para mover la pelvis hacia arriba y hacia abajo, o en forma de ocho. Él puede cambiar el ritmo y provocarte retirando el pene casi por completo y empujando de nuevo profundamente. Esto también aumentará la presión en tu punto G mientras estás tumbada y te concentras en el placer que te proporciona la estimulación simultánea de tu zona genital.

 Imagen foto_00000017

2. Vuelo al cielo
En esta posición tan sensual, tu pareja se tumba detrás de ti y tú abres las piernas para que pueda penetrarte. Dile que tome tu pierna que está arriba y que la coloque suavemente detrás de él (o que la sostenga en el aire). Así permitirás que se tensen tus músculos vaginales y que aumente la presión sobre su pene y tus zonas erógenas. Aunque parece compleja, es una postura fácil y cómoda. Tu pareja puede abrazarte para aumentar la calidez de la posición.

3. El padrino
Si quieres dar un nuevo aire a tus encuentros sexuales, esta postura es la más adecuada para lograrlo. Para empezar, tienes que recostarte sobre tu pareja, dirigiendo tus pies hacia su cabeza y diciéndole que él dirija los suyos hacia la tuya. Tal vez necesites sentarte sobre él para que pueda penetrarte, y después acomodarte como te acabo de explicar. En esta postura, su pene te proporcionará una sensación totalmente distinta a la habitual. Utiliza los músculos para apretarlo y mueve la pelvis para probar distintos ritmos.

Fuente. Susan Crain Bakos. La biblia del orgasmo. EDAF

 

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO

SexualMENTE: ¡Globitos para todos! Conoce los usos del condón masculino y femenino

Y EN IMÁGENES:
¿Con qué signo eres más compatible sexualmente?

Imagen foto_00000001