Retifismo: cuando a él le excitan tus tacones ¡más que tú!

Los zapatos de tacón alto son sensuales por naturaleza, pero hay hombres a los que les excitan de una manera demasiado intensa. Entérate de todo lo relacionado con este fetiche sexual llamado retifismo

Algo hay en los zapatos altos que excita a los hombres de una forma bastante particular. Quizá porque son uno de los símbolos más evidentes de la feminidad o simplemente porque gracias a ellos nuestras piernas y nalgas se ven más sexys y erguidas.

DESCUBRE MÁS

 

En general, un chico preferirá que usemos tacones para deleitarse visualmente con nuestra silueta diez centímetros más alta, y no faltará aquel que en una noche de pasión, nos sugiera despojarnos de toda la ropa, pero dejarnos los zapatos puestos. Esto es relativamente normal y hasta divertido, aunque su manifestación más extrema puede ser un tanto perturbadora. Se llama retifismo.

El retifismo es básicamente una obsesión desmedida por los zapatos de mujer. El término fue acuñado por un escritor francés llamado Nicolás Edme Restif de la Bretonne, quien escribió un tratado sobre el tema en el siglo XVIII.

 Imagen foto_00000016

Los retifistas son admiradores del calzado femenino, a tal grado que pueden llegar al orgasmo con sólo contemplar tu pie enfundado en una zapatilla de imponente tacón. Si te topas con uno de estos personajes, no deberá sorprenderte que lama tus stilettos con voracidad y que pase sus labios y lengua por los rincones menos probables (y más sucios) de su superficie. Quizá no te dé un solo beso, pero su saliva y sus ansias lustrarán tu calzado con un gozo desconcertante.

Se desconoce el por qué de este fetiche tan interesante. Algunos lo atribuyen a la feminidad de ciertos zapatos, y otros (como el psicólogo austriaco Bruno Bettelheim) a que el calzado de mujer se relaciona inconscientemente con su virginidad (basta leer entre líneas el cuento de La Cenicienta). También se piensa que los tacones se asocian a nivel inconsciente con la vagina. ¿Te hace sentido alguna de estas teorías?

 Imagen foto_00000017

Prácticas retifistas
Este fetiche sexual tiene su grado de extrañeza, pero aun así es más común de lo que podríamos pensar. De hecho, existen algunas prácticas bien clasificadas, relacionadas con retifismo. Algunas de ellas son:

Shoe job: masturbar con los zapatos
Shoe lick: lamer los zapatos con voracidad
Shoe insertion: Introducir los zapatos por el ano o la vagina (qué dolor…)
Shoe cock crush: pisar el pene con los zapatos (qué dolor… otra vez)
Shoe cum: eyacular en el calzado

El retifismo puede parecernos algo fuera de lo común, pero como mérito tiene que es una práctica totalmente inofensiva. Lo peor que puede pasar si un día te involucras con un retifista empedernido, es que tu amante huya con el objeto de su obsesión después de una noche de sexo. En ese caso tendrás que regresar a casa sin un zapato, como la Cenicienta, y bien segura de que ese príncipe fetichista no regresará a "zapatear" contigo nunca más.

Fuente: Verónica Maza Bustamante. El MOTEL DE LOS ANTOJOS PROHIBIDOS. Grijalbo