Meditación orgásmica, la técnica que te hará llegar al clímax como nunca

Descubre la Meditación Orgásmica, una técnica que te acercará a tu pareja y desarrollará tu sensibilidad sexual. ¡Puede cambiarte la vida!

¿A qué te suena el concepto Meditación Orgásmica (MO)? Quizá te parezca algo más espíritual que sexual y tienes un poco de razón. Es una técnica desarrollada por Nicole Daedone, que promete ayudarte a tener orgasmos más intensos a través de la práctica de un ejercicio diario que te acercará cada vez más a tu pareja y desarrollará tu sensibilidad corporal.

DESCUBRE MÁS:

 

Principios de la MO
La meditación orgásmica se basa en 3 reglas que debes tener en mente todo el tiempo. Si no las llevas a cabo, las cosas no van a funcionar para ti ni para tu pareja. Léelas con atención antes de pasar al ejercicio:

1. No idealices el sexo
Quítale todas esas cargas sociales y mentales que le ponemos. En especial, la idea de que siempre que un hombre se acerque a nosotras con intención de acariciar nuestra vagina, debemos tener un orgasmo.

 Imagen foto_00000016

2. Pon atención
Es muy normal que nuestra mente divague por aquí y por allá cuando tenemos sexo, sin embargo, hay que estar ahí por completo y prestar atención a nuestro cuerpo para percibir al máximo cada sensación y experimentar placer en lo sutil de una caricia. Si aprovechas tus encuentros sexuales para repasar la lista del súper, con la MO aprenderás a concentrarte.

3. Pide lo que te gusta
Mereces pasarla bien cuando estás en una situación íntima con tu pareja, así que no tiene nada de malo (ni de grosero) que expreses lo que quieres que te haga.

Ejercicio de la MO paso a paso

1. El nido
Preparen un espacio especial donde se sientan cómodos y relajados. El lugar debe estar bien iluminado. Necesitarán tres o cuatro almohadas, alguna clase de lubricante y un cronómetro con alarma suave.

Imagen foto_00000017

2. Desnúdate
Quítate la ropa solo de la cintura para abajo. Él debe continuar vestido. Recuéstate sobre la cama o sobre un tapete en el suelo.

3. Tomen posición
Él debe sentarse en posición perpendicular a ti (como haciendo una L), de tu lado derecho y a la altura de tu cintura. Dile que pase su pierna izquierda por arriba de tu abdomen y que debe la otra abajo. Tú debes abrir las piernas como una mariposa para que él pueda ver y tocar tu vagina cómodamente.

4. Observar
Es momento de que tu pareja mire atentamente tus genitales y te describa cómo son. ¡No te cohibas! Muchas mujeres tenemos una relación extraña con nuestras vaginas y nos da pena que nos las vean con la luz prendida, pero es momento de acabar con ese complejo.

5. Caricias
Programen 15 minutos en el cronómetro. Durante este timpo, él deberá acariciarte así:

Con lubricante en el dedo índice izquierdo, acariciará tu vagina de abajo hacia arriba.
Con el pulgar y el dedo medio, recorrerá hacia atrás tu capuchón para ver el clítoris. Pondrá la punta de su dedo índice izquierdo en el cuadrante superior izquierdo de tu clítoris y lo deslizará un poco hasta que sienta un punto en donde el dedo embona (encontrarlo puede requerir algo de práctica)
Acariciará tu clítoris lentamente, de arriba a abajo con la punta de su dedo. Deberá usar la presión más ligera que pueda y aumentarla poco a poco. Las caricias deben ser cortas, de un centímetro y medio de largo.
El objetivo de las caricias es ayudarte a desarrollar tu sensibilidad. No estamos buscando que tengas un orgasmo, aunque podría pasar.

Mientras te esté acariciando, concéntrense en las sensaciones que están teniendo. Si sus mentes comienzan a divagar, tráiganlas de regreso.

 Imagen foto_00000018

6. Afianzar
Un minuto antes de que los 15 minutos finalicen, él debe aplicar presión en tu vagina con las palmas de ambas manos (la izquierda primero y luego la derecha) como si la tapara. Esta presión ayudará a aliviar el área genital de la congestión y los dejará a los dos con una sensación de cierre.

7. Compartan
Hablen sobre alguna sensación específica o diferente que hayan tenido durante la MO. No se enfoquen en jucios subjetivos como "estuvo muy lindo", sino en experiencias físicas: calor, punzadas, cosquillas…

Se recomienda realizar la Meditación Orgásmica una vez al día durante diez días seguidos para profundizar la conexión con tu pareja y desarrollar la sensibilidad de sus cuerpos. Y claro, para que el sexo entre ustedes sea más relajado, auténtico y orgásmico. Date la oportunidad de intentarlo, ¡puede cambiarte la vida!

Fuente: Daedone, Nicole. Slow Sex. El arte y el oficio del orgasmo femenino. Océano