Cansancio laboral: qué es y cómo prevenirlo

Si sientes que has perdido motivación en el trabajo o que ya no tienes fuerza, puedes ser que estés sufriendo de cansancio laboral

En ocasiones todos nos hemos sentido cansados debido al exceso de trabajo e, inclusive, hay veces que vivimos deseando que lleguen nuestras siguientes vacaciones o nuestro próximo día de descanso. Esto es muy normal, debido a que, al trabajar, nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones sufren un desgaste natural. Con el trabajo experimentamos cierta tensión que se puede ir acumulando, causando una serie de padecimientos propios de la fatiga laboral.

MÁS: ¿Por qué vivimos una vida tan acelerada?

Existen algunas señales para reconocer que estamos agotados por exceso de trabajo y falta de descanso:

Cansancio físico. El desgaste físico se empieza a notar en el cuerpo cuando experimentamos exceso de sueño en horas laborales, además de dolores de cabeza, de espalda, tensión en los hombros, tendencia a resfriarnos, falta o exceso de apetito, dolores musculares y una muy común: ojeras o bolsas en los ojos. Cuando presentamos estos síntomas significa que nuestro cuerpo nos está dando la señal de que nos hace falta descansar, dormir y relajarnos un poco.

Cansancio mental. Lo padecemos cuando nos damos cuenta que no estamos siendo productivos y eficientes en nuestras tareas laborales; es decir, estamos tan cansados que ya nos cuesta trabajo pensar de manera ágil; no rendimos, comenzamos a tener errores o confusiones en el trabajo, no organizamos los pendientes de manera adecuada, perdemos las cosas, no llegamos a tiempo, etc.

Cansancio emocional. Al estar fatigados por el trabajo, comenzamos a estar irritables y molestos por todo (sean asuntos relacionados con el trabajo o no). Hay personas que comienzan a tener reacciones agresivas, otros lloran por todo con facilidad; algunos, inclusive, se sienten deprimidos, desmotivados y enojados con la vida. Lo peor del asunto es cuando esta fatiga comienza a invadir las áreas personales de nuestra vida, como las relaciones sociales y familiares; es decir, cuando nos sentimos así, ya no queremos salir ni ver a nadie; peleamos con facilidad con nuestra pareja, no disfrutamos a los hijos, etc.

No hay que olvidar una característica muy importante del cansancio laboral; el hecho de que, poco a poco, dejamos de disfrutar de nuestro trabajo y de nosotros mismos en el aspecto profesional. Al sentirnos tan fatigados todo se empieza a volver una carga pesada, una fuente de estrés y de sensaciones desagradables.

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

Cuando la tensión y la monotonía comienzan a invadir el terreno laboral, es momento de hacer una pausa y evaluar: ¿Por qué me estoy desgastando tanto al hacer esto?, ¿Es necesario sentirme tan estresada?, ¿Es posible que tome un descanso? ¿Estoy afectando mi vida profesional y personal con el exceso de trabajo? Muy probablemente al respondernos de manera sincera y comprender qué esta sucediendo con nosotros, podremos relajarnos, tomar un descanso y disfrutar un poco más del trabajo y de la vida.

Es por ello que es de gran importancia:

– Dormir y descansar bien.

– Comer sanamente y hacer ejercicio, ya que esto ayuda a relajar el cuerpo y a descargar tensión.

-Tomar descansos cortos en el trabajo, alternándolo con actividades que nos sean agradables.

– Pedir ayuda y aprender a delegar trabajo a los demás.

– Organizar nuestro día con una agenda o lista de pendientes.

– Tener a alguien con quien platicar y desahogarse de los problemas.

– Disfrutar y olvidarse del trabajo en días de descanso.

– Tomar vacaciones regularmente y aprovecharlas lo mejor posible

*Maite Sainz Manero es psicóloga en integrante de la Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM)

 

DESCUBRE MÁS EN VIDEO:

Así reaccionan las personas cuando les dicen que son bellas

Y EN IMÁGENES:

Frases motivacionales para empezar y terminar bien tu día

Include SSI