Snacks que parecen saludables, pero no lo son

Todo en su etiqueta pareciera indicar que son buenos para tu salud y para bajar de peso, pero si los miras bien, descubrirás que no es así.

Con los estándares irreales que tenemos como sociedad, es un supuesto que todos queremos ser más saludables, estar en forma y con los horarios de las oficinas, con el menor esfuerzo o tiempo que sea posible. Lo que es más, estando tan largo tiempo faltos de actividad física suelen darnos mucha hambre y esto es la muerte de la dieta, la vida saludable y la figura.

Siempre es buena idea tener pequeños bocadillos o snacks lo más saludable posibles para esos momentos ansiosos. Y aunque quedarnos hambrientos por muchas horas podría ser muy mala idea, también lo es dejarse llevar por lo que dicen las marcas en sus etiquetas, como “saludable”, “sano”, “nutritivo” (y no me hagan empezar con eso de “hecho con fruta natural”).

A veces, caemos en la trampa de todos estos productos y terminamos comiendo cosas que parecen saludables, pero no lo son. Para que no caigas en la trampa, te tenemos una lista para ayudarte a identificarlos fácilmente,

Granola y frutas secas

Aunque no sea en una de esas “nutritivas barritas”, la granola es una buena idea sólo si las comes para tener mucha energía. Sin embargo, cuando pasas mucho tiempo sentado simplemente se vuelve en comida altamente engordante. Más si le agregamos fruta seca (que también agrega muchas calorías).

851427244904138fabe9b.jpg

(cc) Pearlsa | Flickr

Helado de yogur

Creo que la peor trampa del helado de yogur no está en su contenido láctico (casi igual al de un helado normal), ni en el hecho de que aporta casi las mismas calorías, o que es de los peores carbohidratos que puedes consumir. El mayor problema con este tipo de helados es que siempre se nos venden como “la opción de postre saludable”. Cuando tengas ganas de aprovechar esas promociones del “2×1”, recuerda eso.

42715320717127e04c15b.jpg

(cc) keetr | Flickr

Barras energéticas

Si, se anuncian como ese bocadillo saludable, sin embargo, muchas están hechas con jarabe de maíz, lo cual les agrega una buena cantidad de azúcar que seguro no te esperas en un “producto saludable”. Regina George lo aprendió a la mala, no lo hagas tú también.

147626697447cda3ac757b.jpg

(cc) avrene | Flickr

Pan integral multigrano

Puede que estos tengan más que trigo, sin embargo, normalmente tienen agregados granos refinados, que tampoco son buenos para ti, sin importar cuántos sean. Siempre serán mejor los granos enteros. Las harinas refinadas son muy mala opción.

14180398720bc45ec55fab.jpg

(cc) mystuart (on and off) | Flickr

Smoothies

Bueno, una cosa es prepararlos en casa, otra es comprarlos en algún restaurante o establecimiento. Aunque tengan opciones con frutas (a menudo demasiadas), y leche deslactosada, muchas veces tienen demasiada fruta, azúcar (y no mencionemos si también les agregan helado) y sus porciones son exageradas. Mejor, quédate con las recetas caseras y no te arriesgues a estar ingiriendo 500 calorías en un licuado.

759694426891b7792f5ao.jpg

(cc) chefgwen | Flickr

A este top, en definitiva agregaría las ensaladas con demasiado aderezo, ya para eso, mejor comer una hamburguesa. Mejor alejarse de estos “bocadillos nutritivos” y buscar algunos que lo sean realmente.