Señales de que estás deshidratado

Si sientes algo de esto, corre por un vaso con agua.

Sabemos que tomar agua diariamente es vital y necesario para mantener un cuerpo libre de toxinas. Además de un organismo sano, estar hidratado te da la energía suficiente para rendir al 100 y sacar adelante tu día.

La verdad es que pocas veces le hacemos caso a la regla de los dos litros diarios, y sólo recurrimos al agua cuando ya tenemos sed. Pero además de la sed, existen otros síntomas de que necesitamos urgentemente un vaso con agua. Si detectas alguno de ellos en este momento, toma medidas…y agua.

Boca seca

Es la sensación de falta de saliva. Las bebidas dulces la quitan temporalmente, pero es mejor beber agua potable para lubricar las mucosas en la boca y garganta y que así permanezca la humedad.

Piel seca

Al ser el órgano más grande del cuerpo, necesita el mismo cuidado que todos los demás. La crema humectante no es suficiente, también es necesario cuidarla desde adentro manteniéndola siempre bien hidratada. Sabes que te falta agua cuando no hay sudor en tu piel al momento de hacer actividad física.

Tienes mucha sed

Es la más obvia, pero realmente ¿siempre atienes esta necesidad de tu cuerpo? Cuando tienes mucha sed, es porque ya llevas tiempo deshidratado y saciarla es difícil.

Ojos resecos

Aunque no lo creas, la razón por la que tus ojos se enrojecen en una resaca, es por la falta de hidratación. Así que si notas tus ojos medio cerrados, tienes ganas de rascarlos constantemente y están rojos, es momento de tomar agua.

Dolor de articulaciones

Tus articulaciones y cartílagos son 80% agua. Estos tejidos amortiguan nuestros huesos, si no los mantienes sanos, tus huesos rozan y eso duele.

Cansancio constante

Cuando estás deshidratado, tu cuerpo toma agua de la sangre para oxigenar los órganos. Esto produce cansancio y somnolencia, todo el tiempo tienes sueño. Lo peor que puedes hacer es recurrir al café.

Problemas digestivos

La falta de agua produce estreñimiento. El agua nos ayuda a procesar la comida más rápido y a que su trayecto por el intestino fluya de mejor manera. Si estás deshidratado, la densidad de la mucosa digestiva impide que vayas al baño.