Cómo evitar ganar esos kilos de más en los meses de frío

El invierno no tiene por qué ser sinónimo de sobrepeso, la constancia en el ejercicio físico y una alimentación sana te pueden ayudar a mantenerte bien todo el año.

Generalmente, asociamos el invierno a una cama caliente, una taza de café bien cargado y una buena película. Aunque a todas nos gustaría tener tiempo para este tipo de panoramas, aunque haga frío, tenemos que seguir con la rutina diaria.

Es cierto que el invierno puede influir en nuestros hábitos. Para aquellos que tienen una rutina de ejercicio establecida y que han incorporado la alimentación sana como un estilo de vida, el invierno no tendría por qué ser un obstáculo.

Sin embargo, cuando hay demasiadas responsabilidades y los tiempos se acortan, puede ser que la idea de llegar a la cama caliente sea más tentadora que subirse a una bicicleta y pedalear durante una hora.

La verdad, es que el invierno no tiene la culpa de los kilos que ganamos, y de hecho, los especialistas aseguran que las bajas temperaturas ayudan a que nuestro cuerpo gaste más calorías naturalmente.

1576638201935184543f1z.jpg

(cc) Sascha Kohlmann / Flickr

La médico nutrióloga de la Clínica Las Condes, Ximena Raimann, explica que el cuerpo responde intuitivamente al frío y por eso busca maneras de entrar en calor:

Durante el invierno uno pasa frío y el cuerpo busca entrar en calor. Para lograr esto, entra en movimiento –tirita o tiene escalofríos- y al hacerlo gasta más calorías. Si a esto le sumamos a una dieta balanceada y una rutina deportiva adecuada el perder peso debería ser más fácil que en otras estaciones.

Sabiendo esto, deberíamos aprovechar los meses de frío para ponernos en forma y no esperar a que suban un poco las temperaturas para prepararnos para el verano con demasiada rapidez.

Tal como explica Franco Torrecilla, profesor de educación física en Ti-5, la constancia es lo más importante para mantenerse en forma todo el año. Aunque a veces cueste más motivarse por el frío, el cuerpo agradece las rutinas constantes.

En referencia a la alimentación, podemos apoyarnos en snacks saludables, como barras de cereal, y si tenemos ganas de comer o tomar algo caliente, las sopas de verdura pueden ser una muy buena opción, como la que ofrece la marca Herbalife.

El ejercicio también es una excelente herramienta para combatir el estrés y la ansiedad, sobre todo para aquellas personas que tienden a deprimirse más con los climas fríos.

No hay que dejar que nos gane la pereza, sólo tenemos que pararnos, mover nuestro cuerpo y disfrutar de los momentos que nos sacarán del estrés y de la rutina.