5 cosas que los anticonceptivos no hacen

Basta de cuentos. Es momento de saber la verdad sobre estos métodos.

Aunque reconozco que actualmente hay más apertura sexual que antes, no dejan de existir temores y mitos sobre todo lo que rodea al tema. Desde la planificación familiar hasta el tema de las enfermedades de transmisión sexual, cada quien va armando su historia.

Lo que es un hecho, es la cantidad de información distorsionada al respecto que surge de la ignorancia y falta de acceso a la misma. Así como hay cada vez más apertura, también surgen nuevos riesgos y los métodos anticonceptivos, guste o no, son nuestra alternativa más próxima.

Si estás en la búsqueda de alguno que te deje vivir plenamente tu sexualidad, hoy desmentimos 5 cosas que seguramente vas a escuchar por ahí.

No todos te vuelven irregular

Las píldoras se recetan justamente para ayudarnos a regularizar nuestro ciclo, de tal manera que se nos facilite llevar un mayor control. Otros como el DIU o las inyecciones sí pueden tener este efecto, pero es importante que antes de decidir, consultes a tu médico.

No tienen un efecto prolongado

Algunas mujeres creen que aún si dejan de tomar el anticonceptivo, el efecto sigue vigente en el cuerpo. Pero ojo, hay casos en los que la chica queda embarazada inmediatamente después de haberlos dejado.

No evitan un embarazo al 100%

Hay casos documentados en los que ni siquiera la vasectomía ni la ligadura de trompas funcionan al 100%. A pesar de que los laboratorios hacen pruebas súper rudas, el mayor porcentaje de seguridad es de 99.7%.

No todos engordan

Cada cuerpo es diferente, por lo tanto las píldoras pueden o no traer consecuencias físicas. Los efectos colaterales como los cambios de humor, el peso o la salud de la piel y el cabello, son muy conocidos, pero hay condiciones que lo promueven.

Por ejemplo, las mujeres depresivas tienden a sufrir cambios de ánimo drásticos con el uso de anticonceptivos. Toma en cuenta que los antecedentes familiares y la genética influyen demasiado en las reacciones del cuerpo.

No debe ser incómodo

El DIU provoca una sensación incómoda y hasta dolorosa. Por otro lado, las píldoras no representan dolor alguno. Debes tomar en cuenta que a partir de que inicies con el método, éste te acompañará a todos lados, así que debe ser lo más cómodo posible.

Recuerda que en temas de tu intimidad, nada mejor que acudir con un experto para que te oriente y te de las opciones que van con tu tipo de cuerpo. Jamás recurras a un método sólo porque a una amiga o hermana le funcionó. Tú cuerpo es único y debes tratarlo como tal.