Qué hacer cuando el dolor de cabeza te invade

Es como un monstruo gigante que se sienta arriba de tu cabeza y no te deja ir. Hay alternativas distintas a los medicamentos que pueden ayudar a reducir los dolores de cabeza.

Hay algunas personas en este mundo que somos especialistas en tener dolor de cabeza. Es una sensación desagradable, que a veces puede llegar a ser realmente invalidante.

Como vivimos en una cultura occidental, tenemos internalizada la idea de que los medicamentos son la solución para las dolencias, pero en realidad, a veces son estos mismos medicamentos los que nos hacen caer una y una otra vez en el círculo vicioso de los dolores.

¿Han oído hablar del efecto rebote de los remedios para el dolor de cabeza? Bueno, antes siquiera de leer algún estudio que lo compruebe, conozco muchas personas que podrían dar fe de que es real.

El medicarse en exceso puede ser muy perjudicial y tal como se señala en un estudio hecho por el Centro Médico de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, en diciembre de 2012, los analgésicos sí pueden producir efecto rebote.

Por lo tanto, antes de que llegue ese molesto dolor de cabeza, deberías revisar si quizás estás abusando un poco de los medicamentos para ese tipo de molestia. Si es así, podría ser que tú misma te estés causando esos dolores consumiendo analgésicos en exceso.

Una solución a este problema es hacer un proceso consciente de reconocimiento, es decir, pensar y sentir dónde está el dolor exactamente, de dónde viene y si hay alguna otra parte del cuerpo que también duela junto con la cabeza.

48275224337fc74dc00z.jpg

(cc) Patrick Denker / Flickr

La mayoría de las veces, los dolores de cabeza son tensionales. La buena noticia es que, así como se producen por un estado de tensión, podemos tratar de hacer algo al respecto para dejar de estar tensos y estresados.

Si tienes la mandíbula tensa, es probable que sufras dolores de cabeza recurrentes. A veces, por trabajo, tenemos que estar sentados frente a un computador, en una posición estática que no es la ideal.

Para evitar que llegue el dolor, lo ideal es hacer estiramientos de cuello de vez en cuando. Si nos paramos del escritorio, caminamos un poco y estiramos nuestro cuerpo, ayudaremos a que toda esa energía contenida circule con más fluidez.

Si hacemos consciente el dolor, puede que al principio se sienta más intenso, pero poco a poco bajará esa intensidad porque nuestro cuerpo te avisará que es momento de eliminar las tensiones.

El ejercicio físico es fantástico para los dolores de cabeza. Si son muy fuertes, es mejor acudir al yoga, pero si todavía estás en la etapa inicial del dolor, un buen trote bajará las tensiones, ayudará a que la sangre circule y deshinchará los vasos sanguíneos que están presionando tu cerebro y que te generan dolor.

¿Te gusta reír? Si te duele la cabeza, hazlo y a carcajadas. La risa hace que nuestro cuerpo libere endorfinas, sustancias naturales que generan una sensación de bienestar y que son efectivas para combatir cualquier dolor.