Las peores razones para contraer matrimonio

Cumplir treinta y querer hijos no son suficientes para querer casarte.

Sigo sin entender por qué tanto rechazo al matrimonio, pero tampoco la urgencia. Igual que la mayoría, crecí con la idea de que debía llegar a él y en el camino me lo he cuestionado. De pronto, empecé a recibir las invitaciones de mis amigas o conocidos para acompañarlos en el evento y he visto de todo: desde las bodas más espectaculares, hasta las más austeras.

Me ha tocado compartir el momento mágico del compromiso, los preparativos, las despedidas de soltera y las reuniones para presumir el anillo y conocer todos los detalles de la boda. Pero también me ha tocado el otro lado de la moneda, peleas, devoluciones, cancelaciones y decepciones meses antes de la fiesta.

Son demasiadas emociones en un periodo corto de tiempo, y aunque es normal, hay que reconocer que la decisión de contraer matrimonio trae implícita toda una historia detrás, y a veces esa historia no tiene buenos fundamentos.

Cuáles son las peores razones para casarte? Aquí algunos ejemplos:

Presión de las familias

Casarte porque todas tus hermanas y primas ya dieron el siguiente paso y tú no, olvídalo. No sé por qué a las abuelas y las tías les entra la curiosidad sobre tu estado civil. En las comidas eres tema de conversación y el hecho de ser la única soltera de la familia hace que te vean como bicho raro, pero si esa generación es la primera en defender el matrimonio como una institución, deberían entender que necesitas más que sus comentarios atosigantes para hacerlo.

Porque llevas más de 2 años

Puedes llevar años con él, incluso pueden hasta vivir juntos y pasarla de maravilla sin necesidad de un documento. Pero bueno, suponiendo que sea tu sueño, asegúrate de que las razones no tengan nada que ver con el tiempo de la relación.

Mis padres se casaron a los 6 meses de novios y duraron 20 años juntos, una de mis primas se casó cuando cumplieron 10 años y se divorciaron seis meses después de casados. Nada te garantiza que existe una línea de tiempo entre el noviazgo y la vida juntos.

Porque quieres tener hijos

Los hijos no son como el florero que pones en el centro de la mesa del comedor. Un hijo es el resultado de una vida en pareja estable y en armonía, sólo así es posible recibir a un nuevo miembro de la familia.

Si piensas en un hijo antes que en una pareja, el matrimonio no es para ti. Hay momentos y procesos para todo, si no lo ves así, entonces hay otras opciones.

Porque todas tus amigas ya lo hicieron

Siendo honestas, es raro cuando te conviertes en la madrina de todas tus amigas y tu boda no tiene para cuándo. Esa situación no tiene por qué hacerte sentir desafortunada o la de menos suerte en la vida, porque la vida de ellas no tiene nada que ver con tu situación amorosa y la vida de cada una se acomoda de distinta manera. Además, eso no quiere decir que ya no tengas oportunidad, nunca sabes si en la boda de alguna conocerás el amor.

Porque “se te va el tren”

Las nuevas generaciones se han encargado de establecer que si a los 30 no te casas o no te han pedido, estás condenada a vivir tu vida acompañada de gatos y hacer acuerdos con tu mejor amigo para hacer su vida juntos. Toma en cuenta que las mujeres hemos prolongado nuestro reloj biológico gracias al ritmo de vida que hemos adoptado.

Si por algo pasaba por tu cabeza algo de lo anterior, es momento de replantearte el significado de matrimonio y analizar si realmente vale la pena ocupar tu mente con esa angustia.