Antidepresivos y embarazo, el complicado dilema de algunas madres

¿Salud mental vs. salud del bebé? Esta es una decisión complicada, sin embargo, algunos especialistas creen que dejar la medicación durante el embarazo puede ser más peligroso que no tomarla.

Las enfermedades mentales son complejas y requieren de tratamientos a largo plazo, o incluso, de medicación de por vida. ¿Qué hacer si justo en el momento en que alcanzaste el balance emocional gracias a la terapia y los medicamentos, te enteras de que estás embarazada?

Como sabemos, cuando las mujeres reciben la noticia de que esperan un hijo, hacen un cambio de vida rotundo para proteger y fomentar el crecimiento óptimo del bebé. A veces es necesario dejar vicios o evitar darse algunos gustos, como por ejemplo, la copa de vino tinto diaria para acompañar la cena.

En relación a los antidepresivos y la medicación, el tema es un poco más complicado. Lo primero que uno podría pensar es que, lo ideal, es dejar de tomarlos para evitar que el feto desarrolle problemas durante la gestación.

Como se detalla en un reportaje publicado en septiembre de 2014 en The New York Times, los médicos tienen opiniones divididas en torno a este tema. ¿Se puede tomar antidepresivos durante el embarazo?

12040942516ec7595ef21z.jpg

(cc) Zarah Succa / Flickr

Obviamente, lo óptimo es evitar introducir sustancias químicas al cuerpo mientras se espera un hijo, pero hay especialistas que afirman que no tratar la depresión de la madre, puede ser incluso más peligroso para el bebé que consumir los medicamentos.

Si una mujer está en tratamiento por una depresión severa y logra estabilizarse con medicamentos, dejarlos de un día para otro puede provocar problemas. Así como explica la especialista Barbara Mintzes en el reportaje de The New York Times:

Si los antidepresivos hacen una gran diferencia, y las mujeres comen mejor, duermen mejor y cuidan más de sí mismas, se podría decir que las expectativas en el resultado del nacimiento del bebé de la mujer que tomó un medicamento son mejores que las que tendría esa misma mujer si no lo tomara.

El tema es difícil y existe un factor personal de por medio; cada madre quiere decidir sobre su vida y la del hijo que espera, pero también hay riesgos que no se pueden ignorar.

La decisión de continuar con un tratamiento con antidepresivos tiene que ser tomada en conjunto entre el médico y la madre. Dejar de tomarlos de un día para otro puede ser muy peligroso, pero hay medicamentos que, supuestamente, no harían daño y podrían consumirse en la gestación.

Lo más importante es informarse antes de hacer cualquier cambio, sobre todo si se está en terapia por una enfermedad de este tipo. Hay médicos que consideran que los antidepresivos pueden ser riesgosos, pero las opiniones pueden ser diversas.