Wellness

Bienvenida, fantasía

Mujeres, las invito a saber, conocer, explorar las tan deseadas fantasías. Y para aquellas que no las han tenido, llegó el momento de aprender y disfrutar….

Antes de un momento de placer o simplemente cuando sentimos la curiosidad de fantasear, se nos vienen a la mente un par de preguntas pulposas de mujer:

  1. ¿Qué implica que uno de los dos o los dos recurramos a las fantasías durante la relación sexual?
  2. ¿De qué manera afectan las fantasías a la relación?

Muchas mujeres creemos que imaginarnos haciendo el amor con otro hombre nos hace ser lo peor del mundo y las más grandes pecadoras…

A otras les preocupa pensar que solo conseguirán excitarse a través de la fantasía, que el sexo con su compañero será menos satisfactorio que en sus actividades sexuales imaginarias y que a la larga no les resultará placentero en absoluto.

De hecho, estudios recientes demuestran que más del 50 por ciento de las mujeres casadas fantasean al menos en una parte de la relación sexual con su marido.

Las mujeres que fantasean tienden a tener entonaciones sexuales en situaciones cotidianas. Suelen ser mujeres imaginativas y creativas. La mayoría de mujeres que fantasean suelen tener relaciones sexuales mas satisfactorias con sus parejas.

La fantasía permite pensar en actos sexuales en diversas situaciones, lo cual puede resultar excitante y divertido; ademas en la fantasía se incluyen actividades o actos que uno jamás llevaría a la practica en la realidad: fantasear es querer hacer algo que en realidad no deseas hacer.

Está claro que las fantasías varían su contenido entre una mujer y otra, como se ve claramente en el libro El jardín secreto de mis flores prohibidas de Nancy Friday.

Algunas mujeres recordamos experiencias pasadas, otras incluyen a su compañero pero cambian el escenario: una playa, un bosque, una fiesta, etc.

Efectos positivos de las fantasías sexuales

Si les preocupa el tema de sus fantasías o el hecho de no incluir a su compañero, piensen en los efectos positivos que esta fantasía tienen en ustedes, en el efecto que éstas provoca en su relación sexual.

  1. La fantasía puede aumentar tu nivel de excitación y esta excitación tú la compartes con tu compañero, es algo que él también disfruta.
  2. La fantasía también ayuda a dejar el estado de ánimo del cual nos cuesta salir, por ejemplo, un mal día, o las preocupaciones, o el trabajo del día siguiente.
  3. La fantasía te permite asumir la responsabilidad de tu propia excitación, en vez de dejarla en manos de tu compañero.

Las fantasías son parte de nuestra expresión sexual. La inclusión de látigos no significa necesariamente un apego a estas prácticas, más bien refleja el gusto por lo prohibido.

Otro aspecto positivo y que no tiene nada de malo es hablar con la pareja de las fantasías. Esto ayuda a superar los sentimientos negativos.

También existe la opción de no compartir las fantasías porque el carácter de secreto es lo que las hace ser tan deseadas. Lo importante es consolidar en pareja la aceptación de las fantasías como parte de la sexualidad de la manera más sana y transparente del mundo. Las fantasías mejoran la sexualidad conjunta, tienen una influencia positiva en el desarrollo de la sexualidad de la pareja.

Que la pareja fantasee con otra persona, un miedo habitual

Un miedo habitual es que la pareja fantasee con otra persona. Aunque a la mayoría de la gente no le importa que su pareja tenga fantasías sexuales con estrellas de cine o personajes de revista, muchos se preocupan, se ponen celosos o se disgustan.

Es aquí donde tenemos que ser muy hábiles y saber si es positivo el comentar nuestra fantasía o, como diría un buen juez, el asunto de la fantasía puede ser usado en mi contra…

Si deseas comentar, es importante que dejes muy claro que se trata de solo una fantasía y que no deseas llevarla a la práctica, ya que de hacerlo esta dejara automáticamente de ser tu fantasía.

Hay que tener presente que es normal sentir atracción sexual por otras personas. Dicha atracción no implica que el interés por su pareja desaparezca ni que seamos promiscuas, sino todo lo contrario: es síntoma que estamos vivas, de que corren sangre y hormonas por nuestros cuerpos, no hay nada peor que esos matrimonios castrados y planos que solo te llevan a ver la vida y la sexualidad como algo que está pero no sirve.

No existe nada mejor que el goce y el placer físico. La sexualidad nos da ganas, energía, y muchas veces esperanza de vida. Mujeres, démosle la bienvenida a la señora fantasía, que sea un pequeño baúl que esté en nuestra mente y que ocuparemos cuando nuestro cuerpo lo amerite, siempre para una sexualidad más placentera y nuestra.

Tags

Lo Último


Te recomendamos