Cosas que debes recordar si amas a alguien con síndrome de déficit de atención

Porque en el fondo todas las personas somos difíciles de amar.

Y es un hecho; una persona con déficit de atención puede ser aún más difícil de amar. Nunca se sabe qué decir. Es como caminar por un campo minado. Andas de puntillas a su alrededor, porque desencadenar una explosión de emociones es algo que intentaremos evitar a toda costa.

Las personas que tienen este síndrome están sufriendo. La vida resulta mucho más difícil para ellos que para la persona promedio. Sus mentes, por lo general brillantes, están en constante creación, cambios, pensamientos y nunca descansa. Es como estar dentro de un remolino que no para y que no descansa nunca.

Desde arrebatos emocionales a reacciones extremas; las personas con este déficit presentan varias conductas que pueden ser perjudiciales para las relaciones. Por ejemplo, cuando se trata de la concentración, ellos no podrán hacerlo cuando están excitados, emocionados, tristes o cuando se distraen sus pensamientos. Sin embargo, cuando están interesados ​​en un tema específico, es difícil sacarlos de esa zona. El inicio de un proyecto para ellos es un reto; pero detenerlos es un reto aún mayor.

corbis4262384697660x650.jpg

© Corbis

La comprensión de lo que una persona con déficit de atención siente y vive, te ayudará a ser más paciente, tolerante, compasivo y amoroso. Sus relaciones se harán más agradables y pacíficas. Estas son algunas cosas que suceden en la mente de una persona con síndrome de déficit de atención:

Tienen una mente activa

Su cerebro no se detiene. No hay interruptor on / off. No hay frenos que hacen que se pare rápidamente. Es una carga que hay que aprender a manejar.

Escuchan pero no absorben lo que se dice

Una persona con síndrome de déficit de atención podrá verte, oír tus palabras, ver tus movimiento los labios, pero después de las primeras cinco palabras su mente estará en un viaje. Aún así, pueden oírte hablar, pero sus pensamientos están en el espacio exterior. Ellos están pensando en cómo tus labios se mueven o cómo tu pelo está fuera de lugar.

Tienen dificultades para concentrarse en una tarea

En lugar de mantener el enfoque en lo que está delante de ellos, estarán mirando a los colores de la pintura en la pared. En realidad es como caminar a través de un laberinto: Empiezan a moverse en una dirección, pero pueden seguir cambiando direcciones para encontrar el camino de salida.

Se vuelven ansiosos fácilmente

Como pensadores profundos, son sensibles a lo que está sucediendo alrededor de ellos. Estar en un restaurante ruidoso puede sonar para ellos como encontrarse de pie en la primera fila en un concierto de metal. Un fragmento de noticias deprimentes puede ponerlos de un humor extraño y así suma y sigue.

No pueden concentrarse cuando están con demasiadas emociones

corbis4262379744660x650.jpg

© Ben Welsh/Corbis

Si hay algo preocupante está pasando, o si se encuentran molestos, ellos no podrán pensar en otra cosa. Esto hace que la concentración en el trabajo,en la conversación y situaciones sociales sea algo casi imposible.

Se concentran demasiado e intensamente

Cuando las puertas de su mente se encuentran abiertas, se sumergirán en como un buzo en el océano profundo, y no podrás sacarlos de ahí.

Tienen dificultades para detener una tarea cuando se encuentran en esa zona

Y bajo las profundidades del océano es donde permanecen durante horas. Incluso cuando el oxígeno se está agotando, si ellos están disfrutando de la vista, no vas a lograr sacarlos fácilmente.

No son capaces de regular sus emociones

Para una persona con síndrome de déficit atencional, sus emociones se encuentran volando salvaje, fuera de proporción y no pueden ser contenidas. Los cables enredados en sus cerebros brillantes hacen que el pensamiento y los sentimientos sean difíciles de procesar. Ellos necesitan tiempo extra para conseguir que sus sistemas funcionen correctamente.

Tienen arrebatos verbales

Sus emociones intensas son difíciles de regular. Desde decir impulsivamente lo que piensan, a menudo dicen cosas que luego se arrepienten. Es casi imposible que puedan contener lo que desean decir, y eso a veces trae problemas.

Tienen ansiedad social

corbis42602153511660x650.jpg

© yellowdog/Image Source/Corbis

Las personas con este síndrome, a menudo se sienten incómodos en situaciones sociales. Tienen miedo de decir algo tonto, apresurado o reaccionar inapropiadamente. Frenándose se sienten mucho más seguros, aunque casi les resulte imposible.

Ellos son profundamente intuitivos

Para estas personas, la superficie es un exterior que es fácilmente penetrable. Ellos ven más allá de esto, y es uno de sus aspectos más agradables . Este rasgo de inspiración es lo que los hace unos los genios creativos. Los inventores, artistas, músicos y escritores pueden prosperar en esta zona.

Ellos piensan fuera de lo común

Otro aspecto maravilloso de ellos, es que piensan de manera diferente. Sus mentes abstractas ven soluciones a los problemas que el pensador concreto no puede ver.

Son impacientes y nerviosos

Se molestan con facilidad, quieren que las cosas ocurran de inmediato, y  están constantemente jugando con sus teléfonos, haciendo girar su pelo, o rebotando su pierna hacia arriba y hacia abajo: necesitan constante movimiento. Podríamos decir que el movimiento es una actividad zen calmante para ellos.

Son desorganizados

Juntar las cosas son su método preferido de organización. Una vez que completan una tarea, los trabajos relacionados con este se colocan en una pila que se acumulará hasta que crezca demasiado. Es ahí cuando se verán abrumados y frustrados. Es difícil para ellos mantener las cosas en orden, porque su cerebro no funciona de forma ordenada.


Aunque existen características que puedan resultar negativas, entendemos que existen otras maravillosas. ¿Cuáles agregarías tú?