Cómo ayudar a tu pareja a superar una pérdida

Porque los procesos que vives con tu pareja pueden ser complejos, ayuda a llevar las cosas mejor simplemente estando ahí.

En los últimos dos años, con mi pareja hemos pasado momentos complejos. No se trata de peleas insignificantes ni mucho menos, sino que de problemas familiares, pérdidas de personas cercanas, entre otras cosas que,  aunque lo queramos o no, afectan la relación.

Supongo que lo más terrible de estas situaciones son que vienen de golpe y uno no alcanza a estar preparado. Sabes a lo que me refiero. ¿Y qué podemos hacer para el otro cuando no tenemos cómo solucionar las cosas? Bueno, he descubierto que lo mejor es simplemente estar. No digo que seas un payaso intentando subirle el ánimo cada 5 minutos, tampoco que le hables de las duras pruebas que nos pone la vida y te conviertas en una consejera que no deja de hablar nunca.

Que hagan estas cosas también resulta molesto cuando intentan subirme el ánimo y finalmente llegué a la conclusión de que simplemente acompañar, muchas veces en una compañía silenciosa y detallista, puede funcionar cuando tratamos de arreglar los pedazos rotos que quedaron esparcidos cuando nos vemos devastados por cosas así.

corbis4252271393660x650.jpg

© Simon Battensby/Corbis

Supongo que siempre es una buena idea comprar el helado o postre favorito de la persona y no avisarle que está ahí, simplemente que él o ella lo descubra cuando vaya a la cocina a ver que puede comer, escucharlos cuando quieren hablar, opinar cuando necesitan opiniones, ser agradables y abrazar si así lo quieren. Aunque tampoco es bueno parecer un koala pegado a un árbol.

Los primeros errores que se cometen en estas situaciones es tratar de consolar de la misma forma en la que nos gustaría nos consolaran a nosotros. Una amiga me comentó una vez que su novio había perdido a un familiar y ella intentó distraerlo invitándolo a ver una película (cosa que siempre le resultaba a ella). Él le dijo que no porque no se sentía bien pero ella le insistió y todo desencadenó en una pelea que era 100% evitable.

Hay que asumir en estos casos que uno no puede ser la que solucione la situación, pero aunque nos duela, sí podemos hacerla más llevadera. Basta con saber lo que a tu pareja le conforta y estar ahí para hacerlo.

Korin Miller, bloguera, comentó hace un par de días en una página que al tener a su suegra enferma, acudió donde un amigo en busca de consejos, él le comentó lo que muchos diríamos:

Hemos estado casados durante años y no tengo ni idea de qué hacer ni de qué decir en ese momento. Es algo realmente apestoso.

Después, visitó a la psicóloga Rachel Lowiner, quien afirmó que:

Lo más difícil de ayudar a una pareja a través de la muerte de un ser querido es la sensación de impotencia que por lo general nos hace sentir culpables o inadecuados porque no podemos hacer mejor las cosas. Pero, esos sentimientos pueden hacer que nos pongamos aún más a la defensiva y que la persona sienta menos apoyo de lo habitual cuando lo que realmente queremos es lo contrario. Pese a que des tus mejores esfuerzos, no hay nada que puedas hacer o decir para arreglar las cosas. El trabajo de uno es estar ahí para el otro, no empujarlo a hacer cosas que no quiere o a dejar “en el pasado”, y ser paciente, muy paciente.

Y tiene razón. Pasó que cuando era yo quien había perdido a un familiar, estuve mucho tiempo atormentada por recuerdos que pude haber tenido de él y  no tuve. Mi pareja siempre me dijo que quedarme estancada en esa situación no era sano, sin embargo, me lo mencionó una vez y de ahí siempre me escuchó en todos mis monólogos extraños al respecto. Luego me di cuenta de que verdaderamente no era bueno continuar en eso y se me fue pasando a lo largo de las semanas.

corbis4260218678660x650.jpg

© Stefano Gilera/Cultura/Corbis

Estos consejos indirectos, de preocupación y afecto, son los que nos ayudan a superar las cosas, y no la lucha constante por hacer que la otra persona sane según lo que nosotros creemos correcto. Porque en el fondo ningún método es correcto si es que no es significativo para la persona que pasa el duelo.

Sinceramente yo no soy muy capaz de entender al 100% los procesos que se viven con las muertes o las separaciones. Quizás la gran mayoría de ustedes tampoco, por lo que muchas veces me siento incómoda por no saber como dar un apoyo adecuado a la persona que más quiero.

Al final, aunque suene cliché, aprendí que los abrazos con él son una de las mejores terapias, así como el café, el té, el silencio de palabras y la buena música que sale de los muchos vinilos que colecciona. Quizás no es el mejor de los consejos, pero sí es algo que nos funciona a nosotros.


Y ustedes, ¿qué consejos darían?