Miranda July lanza divertida y absurda app de mensajería

Se llama Somebody y establece una curiosa dinámica de comunicación: el usuario escribe mensajes para que otra persona los lleve al destinatario. Miranda dirige un corto para ejemplificar.

Vengo a hablarles de una aplicación inverosímil, como todo lo que Miranda July hace, a veces acertadamente, y otras no tanto. Se llama Somebody, fue presentada en días pasados en el Festival de Cine de Venecia y establece una curiosa dinámica de comunicación, enredada, ingenua, quizás un poco twee.

La idea es que el usuario escriba mensajes en la app, para que otro usuario los lleve de viva voz al destinatario. Es decir que si yo quisiera decirle algo a Fulano, tendría que escribirle a Perengano para que éste se parara frente a Fulano y le diera mi mensaje.

mirandajulysomebody660x650-1.jpg

© Miranda July

Suena complicado, lo sé, por eso Miranda escribe y dirige un video para ilustrar el funcionamiento. Además, la creadora de Somebody describe la propuesta:

Somebody es una aplicación de mensajería que hice con el apoyo de Miu Miu, disponible en la tienda iTunes, para descargar gratuitamente.

Cuando envías a tu amigo un mensaje a través de Somebody, el mensaje no llega a tu amigo sino a quien esté más cerca de él. Esta persona (a menudo un extraño) le entrega el mensaje verbalmente, actuando como tu reemplazo.

[La aplicación] Necesita muchos usuarios para funcionar, así que invita a todos tus amigos y haz de tu universidad, lugar de trabajo o fiesta, un espacio Somebody.

La app, recién lanzada, goza ya de “espacios oficiales”, lugares en que todos están usándola: el Festival de Cine de Venecia, el Centro Yerba Buena para las Artes, el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, el Museo Jumex y el Instituto Portland de Arte Contemporáneo, entre otros puntos.

¿Es ésta una herramienta de comunicación? ¡Por supuesto que no! Es una idea, un ejercicio, un pretexto para contar historias, una forma de emplear la tecnología para plantear situaciones absurdas y tal vez, sólo tal vez, reflexionar un poco sobre nuestra forma de relacionarnos con pareja, amigos, familia e incluso desconocidos.