Propiedades curativas de la miel

La miel no sólo puede quedar deliciosa en tus postres y comidas, sino que también tiene propiedades curativas que definitivamente querrás para tu organismo.

Exquisita y suave, ¿no se te hace agua la boca con tan solo pensar en un poco de miel? Si tu respuesta es afirmativa y te consideras un fanático de este alimento, entonces debes saber que la miel tiene múltiples propiedades curativas que fortalecerán a tu organismo.

Históricamente la miel ha sido considerada un endulzante natural, puesto que la viscosa sustancia  hecha por las abejas a partir del néctar de las flores, tiene una capacidad aún mayor que una caña de azúcar. Pueblos como los egipcios o los griegos ya la utilizaba y con el paso de los siglos la miel sigue posicionándose como una delicia para cualquier persona.

a1.jpg

(CC) Ingrid Gott/ Flickr

Mientras tiene importantes usos en la gastronomía, preferentemente en la pastelería, la miel también tiene múltiples propiedades curativas. conócelas y ama la miel aún más:

Cicatrizante

Si usas la miel de manera externa y la aplicas sobre alguna herida, esta naturalmente comenzará un proceso de cicatrización. También tendrá un efecto cicatrizante si tienes algún tipo de quemadura.

Alivio del resfrío

Conocido es que la miel tiene un poderoso efecto combativo contra la tos y el resfrío. La dulzura y textura de la miel son las indicadas para aliviar las molestias de la garganta y aliviar la picazón y el dolor.

Elimina la caspa

Esto es cierto, aunque lo dudes. Si aplicas una cantidad de miel del tamaño de un vaso pequeño, le agregas un poco de agua tibia y lo frotas en tu cuero cabelludo, tu caspa se irá. Tan solo frota por 2-3 minutos en tu cabeza y luego espera dos horas para que la miel haga efecto. Cuando enjuagues tu cabello verás como la caspa poco a poco desaparece.

Previene las fracturas

Gracias a su alto contenido en calcio, la miel ayudará a fortalecer tus hueso, evitando así las fracturas. En este caso se recomienda que la miel sea consumida junto al polen porque este último tiene mucho calcio.

Anímate y usa la miel para proteger tu cuerpo, de seguro será uno de los alimentos sagrados en tu alacena.