Wellness

7 consejos para dormir bien y amanecer descansada

El insomnio llega a nuestras vidas en cualquier época del año. El calor, el frío, las preocupaciones y el exceso de trabajo nos pueden pasar la cuenta.

Nunca he sido de las que duermen en exceso, desde siempre preferí acostarme relativamente temprano para poder despertar bien al otro día. Con las rutinas inexactas de la universidad y las largas noches de estudio perdí mis horarios y llegó el insomnio a mi vida. Por eso, aquí te dejamos algunos consejos para que puedas tener un sueño reparador y amanecer sin aparecer con ojeras al siguiente día:

No bebas en exceso

Abusar del alcohol antes de ir a la cama ocasiona dormir con interrupciones y menos profundidad, por lo que el descanso no está asegurado.

Como ya sabrás, la cafeína tampoco ayuda a relajarte, por lo que el café, bebidas energéticas, ciertos tipos de té o bebidas cola no son recomendables antes de ir a dormir. Generalmente recomiendan tomarlas entre 4 a 6 horas antes de tu horario de descanso.

Por otro lado, la leche caliente sí puede ayudarte a descansar mejor, al igual que comer un plátano, ya que contiene magnesio y potasio, dos minerales que te ayudarán a relajar tu musculatura.

Adiós internet

Personalmente esta es la más difícil para mi. Generalmente lo último que hago antes de dormir es apagar el notebook y revisar las últimas notificaciones de mi smartphone, aunque no es nada recomendado, ya que provoca ansiedad y preocupaciones de trabajo o estudios.

Está comprobado que las imágenes que provienen de pantallas luminosas excitan el cerebro y generan insomnio. Por otra parte, si eres de las que duerme con la tele prendida, deberás comenzar a evitarlo, puesto que la luz parpadeante que sentimos, incluso con los ojos cerrados, logra estimular el cerebro e interferir con nuestro sueño.

Come ligero

Se nos viene el verano y con ello la necesidad de mantener la línea. Aunque nunca está recomendado comer muy tarde, si eres de las que cenan en la noche procura evitar las carnes, el queso y el chocolate. Prefiere siempre algún tipo de ensalada, cereales, pescado a la plancha, un yogurth o fruta.

Generalmente aconsejan comer dos horas antes de irse a la cama, y consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y oligoelementos, pues contribuyen a la formación de la vitamina B2 y serotonina, las que regulan el estado del ánimo, sueño y ansiedad.

Realiza ejercicio temprano

Esto puede resultar un poco difícil ya que muchas vamos al gimnasio cuando llegamos de nuestro trabajo o centros de estudio. Sin embargo, si bien es bueno hacer deporte horas antes de dormir, no es bueno realizar ejercicio justo antes de acostarse, estimula el cerebro y te dejará mucho más activa.

El deporte a primera hora de la mañana siempre es la mejor opción para empezar tu día con energía.

Cuida los factores externos

Soy de las que necesita oscuridad absoluta para dormir. Esto es bueno, ya que la luz hace que no descansemos al 100%, ya que nuestro organismo está preparado para funcionar de día y descansar de noche. La oscuridad es necesaria para ello.

Por otro lado, la temperatura ideal para favorecer el descanso son de 18°C. Si estás congelándote en invierno o sofocándote en verano, procura conseguir algún tipo de climatizador.

Finalmente, en caso de ruido exterior, siempre puedes recurrir a dormir con tapones, o probar meditar antes, te hará dormir mucho más plácida y profundamente.

Fija horarios

Es lo más complicado. Los expertos generalmente recomiendan dormir a las mismas horas todas las noches, tu cuerpo estará relajado, sabe que viene la hora del descanso y no verás que tu despertador sonará en 3 horas y 5 minutos… y descontando.

Al despertar trata de que el sonido de tu alarma esté a un sonido normal, ya que despertarse de sobresalto provoca estrés, y te hará andar de mal humor durante todo el día.

Duerme sola

Cuando vives sola no tienes este problema, pero si estás con tu pareja, puede que dormir en camas separadas no sea lo más romántico del mundo… aunque sí te ayudará a descansar como corresponde.

Si tienes problemas para dormir puedes probar por un tiempo esta técnica, ya que es obvio que dos personas durmiendo en la misma cama no tienen  las mismas necesidades: tu pareja puede necesitar más ropa de abrigo en la cama y tú sentirte acalorada, puede que necesites estirarte, o que la otra persona sea inquieta para dormir, lo que finalmente interrumpe nuestro descanso. Si lo intentaste todo y no quieres probar con pastillas para inducir el sueño, puede que este consejo sea una alternativa que debas probar.

Y tú, ¿qué otras rutinas tienes para obtener un sueño reparador?

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos