Sofía Calvo, periodista y bloguera de moda: "Debemos proyectar nuestra identidad con la ropa"

La periodista y autora del libro “Relatos de moda” creó hace siete años Quinta Trends, blog que promueve el diseño de autor latinoamericano, un nicho que crece pero al que aún le faltan pasos para consolidarse como industria.

Por Jessica Celis A. Fotos: Gonzalo Muñoz. Maquillaje y peinados: Mackarenna Claro.

Tras siete años a la cabeza del blog de moda, tendencias y diseño de autor latinoamericano, Quinta Trends, la periodista y autora del libro "Relatos de moda", Sofía Calvo, se ha convertido en una de las grandes promotoras de un nicho que en Chile es cada vez más valorado. Su experiencia y mirada experta entrega luces claras de un mercado que crece a pasos importantes en ciertas áreas –como los accesorios y zapatos– y ve cómo el vestuario se está quedando rezagado. "Mi blog está orientado principalmente a revelar la moda de autor latina y a reflexionar sobre sus alcances como promotores de la identidad y economía de sus países", aclara.

¿Cómo y cuándo nace tu gusto y relación con la moda?
Nació de manera tardía, cuando empecé a trabajar y tuve mi propio dinero para comprar mi ropa. Anterior a ello mi vinculación con lo artístico siempre estuvo ligado al arte. Para mí la moda no era un tema.

¿Qué significa la moda en lo personal?
Es una expresión de la identidad de una sociedad, una manera de comunicar y expresar lo que somos como país, grupos sociales e individuos.

¿Por qué decides crear Quinta Trends?
Lo decidí en mayo de 2007, cuando terminaba un MBA en Dirección de Empresas, con la idea de desarrollar una incubadora de negocios que mezclara mi profesión primaria –ser periodista–, mi interés por la moda, diseño y arte, junto con mi curiosidad por la escena de la moda local que se estaba gestando. Con el paso del tiempo, mi mirada nacional trascendió a lo latinoamericano.

"Mi blog (www.quintatrends.com) está orientado principalmente a revelar la moda de autor latina y a reflexionar sobre sus alcances como promotores de la identidad y economía de sus países. Para ello investigo, entrevisto y reseño marcas que me parecen interesantes por su apuesta conceptual o mirada del negocio. Además trato de analizar fenómenos que están sucediendo en la moda internacional y darle una bajada latinoamericana. Junto a ello reporteo eventos de moda y hago algunas notas sobre moda masiva y belleza, que son complementarias a la escena de autor".

Es innegable el boom de diseñadores nacionales que han emprendido. Es cosa de ver la cantidad de marcas que hay en la web. En estos 7 años de existencia, ¿cómo ves el mercado del diseño de vestuario y calzado nacional?
Hay algo que no encaja. Cada vez salen al mercado más propuestas de moda de autor, se abren más tiendas que las que cierran, y se realizan más eventos de carácter nacional e internacional con el tema moda o fashion como eje. Sin embargo, prevalece la sensación que seguimos empantanados en un lodazal de buenas intenciones, pero con nula capacidad de gestión. Pero soy optimista. Vivimos en un país donde el retail es el rey, pero ya está instalado el "virus" de la creación con historia. Hay un grupo de personas, aún reducido, que están buscando ese valor y alineando su consumo desde una mirada ética y responsable. Pero, ¿qué hacer para que ese "virus" se propague? Lo primero es comenzar a mirar a la moda como sector económico, no sólo como "artístico". Para eso hay que guardar las lamentaciones y empezar a trazar planes de negocios y nuevos modelos de gestión. Hay que ponerle números a los procesos y juntarse (asociaciones, colectivos, grupos, etcétera) a diagnosticar y planificar. Con ese ejercicio intelectual en la mano, comenzar a golpear las puertas y a utilizar la misma creatividad que se usa para crear bellos productos en el desarrollo de una estrategia con objetivos, políticas y planes. Porque con una hoja de ruta improvisada, ni el Estado, ni los privados se darán la vuelta. En este sentido, creo que hoy –y siempre– la clave es la "colaboración". He sido testigo de cómo la colaboración ha llevado a que marcas desarrollen proyectos increíbles, a que la moda chilena se convierta en un producto atractivo para eventos empresariales y que colectivos comiencen a trazar interesantes cadenas de valor, que incluyan a comunidades completas. Para lograr este ideal se necesita voluntad social, voluntad política y voluntad empresarial.

¿Cuál crees que es el área que más ha evolucionado y cuál menos?
Ha evolucionado mucho el área de accesorios, joyería y calzado, y el vestuario en general se ha ido quedando atrás o evolucionando más lento. De hecho, algunas marcas no supieron cómo seguir avanzando con tanta competencia  y terminaron cerrando.

¿Cuáles dirías que son las fortalezas de cada área?
En términos de fortaleza, creo que las mayores tienen que ver con entender que sin una visión conceptual sólida, que incluya algún aspecto de la identidad local (que no tiene que ver sólo con lo étnico, sino con una resignificación de lo local en código moderno), es imposible destacar en el mercado.

Si tuvieras que "vender" el diseño de autor chileno al mundo, ¿qué destacarías y cuál sería el eslogan?
Creo que antes de pensar en eslogan hay que pensar en cómo nos queremos vender. En qué imagen queremos proyectar como moda chilena. Después de eso, recién vienen los eslogans.

Se habla de una desaceleración económica en el país. Ante una eventual crisis que golpee a Chile, ¿crees que el diseño de autor, los emprendedores locales, se verían afectados muy fuertemente?
Creo que todas las empresas locales se verán afectadas con una desaceleración de la economía, porque el consumo se moviliza hacia lo básico, que sin duda no es la moda de autor. Pero siempre hay segmentos que no se ven afectados con este tipo de fenómenos y siguen consumiendo. Mi consejo es que hay que empezar a identificarlos para convertirlos en clientes fieles y consolidar la estructura de negocio, para saber adaptarse ante cualquier contingencia negativa.

¿Cómo ves la recepción del público chileno ante la creciente oferta de diseño de autor?
Creo que se está formando un nicho que comienza a entender el valor de la moda de autor desde el punto de vista de su valor conceptual y su potencial heredable. Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer de parte de los diseñadores y el Estado para empoderar este sector económico y educar al consumidor. Sería interesante comenzar a implementar herramientas tanto económicas como de fortalecimiento de competencias que ayuden con este objetivo.

¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades de la chilena en materia de moda? ¿Qué consejos nos darías para mejorar nuestro estilo?
La gran fortaleza es el deseo por proyectar su identidad a través de su ropa, y su mayor debilidad es que la mayoría de las veces no sabe cómo hacerlo. Mi consejo es que reflexione sobre qué quiere comunicar con su ropa, que revise su clóset y vea si efectivamente sus prendas tienen que ver con esa imagen que desea proyectar. De ahí es fundamental que lea y revise blogs y webs que le pueden ayudar a encontrar su estilo y mejorar su imagen, sin necesidad de gastar mucho o consumir de manera irresponsable. El cliché del "menos (de buena calidad y calce) es más" debería ser nuestro mantra.

LOS TIPS DE MODA DE SOFÍA

* Básicos para el día a día:
Un vestido, zapatos de taco cómodos y un trench.

* Prendas debe tener una mujer sí o sí para la vida cotidiana:
Para mí los 10 básicos que propone Tim Gunn son los esenciales.
1) Vestido negro básico (LBD, Little Black Dress).
2) Trench clásico de color claro.
3) Pantalón de vestir.
4) Camisa blanca clásica.
5) Jeans.
6) Un top o camiseta estilosa.
7) Una falda a la rodilla que acentúe la silueta.
8) Vestido casual, pero chic, de día.
9) Un blazer.
10) Pantalón casual o vestido de algodón que sean una alternativa a un look deportivo que evite usar buzo.

* El outfit de esta temporada:
Más que outfit, hablaría de prenda. Sin duda los abrigos (de moda de autor nacional de preferencia).

* Moda que jamás debería volver, o volvió y no debió hacerlo:
No tengo mucha simpatía por la moda de los 80, pero creo que si se logra adaptar a estos tiempos y se simplifica, dejando sólo algunos aspectos característicos, puede que no sea tan terrible mirarla.

* Jamás encontraremos en tu clóset…
Vestidos o faldas hasta el tobillo.