Augusto Schuster: "Siempre supe que me iría"

Luego de 4 años viviendo en Buenos Aires, este año comenzó a ver los frutos de su trabajo al otro lado de la cordillera, lo que ahora rematará con un sueño cumplido: grabar una teleserie con María Eugenia Rencoret.

 

Imagen foto_0000000120140722174326.jpg

Por Jessica Celis Aburto
Fotografías: Felipe Pinto.

Su caracterización como Adele hace algunas semanas en el programa argentino "Tu cara me suena" la rompió al otro lado de Los Andes, y la noticia cruzó la cordillera. Hace 4 años que Augusto Schuster se fue a vivir a Buenos Aires para abrirse camino en el mercado trasandino, un asunto que se toma con cautela. "Puede ser que la gente ahora me reconoce más allá porque la teleserie ("Somos Familia") y el programa están a full. Pero todavía no logro algo constante. Estoy trabajando harto y eso se ve, pero hay que mantenerlo y me lo tomo con mucha calma. Mi idea es hacer una carrera a largo plazo y que pueda durar. Falta mucho aún", dice, sentado en las instalaciones de la nueva Área Dramática de Mega, donde graba la próxima teleserie encabezada por Quena Rencoret.

Habla muy bien de ti la calma con la que te tomas lo que estás viviendo, sin caer en pirotecnias que algunos que se van dejan caer cuando regresan al país.

Es que es así. Este año ha sido increíble y no es que no vea lo bueno que ha sido. Obviamente lo disfruto, pero falta mucho. Puede que explote o que quedé ahí en los próximos años, por eso hay que seguir trabajando.

¿Cómo ha sido la experiencia en Argentina?
Entretenida y complicada. Ha sido de mucho trabajo. Es una industria distinta y más exigente en el sentido en que es más grande, hay más competencia. Es difícil, pero después de mucho trabajo y aprovechar las oportunidades que se me han ido dando, recién el año pasado empecé a grabar una teleserie a la que le está yendo súper bien y este año estoy con "Tu cara me suena", que también ha sido exitoso.

Tu idea es profundizar tu carrera allá, entonces.
Sí. Ahora mi plan es hacer la teleserie de Mega, porque tengo muchas ganas. Siempre quise trabajar con la Quena. Los dos queríamos, pero hasta ahora no se había dado por problemas de horario míos. También tenía muchas ganas de hacer televisión en Chile. Por eso para mí es muy importante que ella me haya considerado para este proyecto, con un elenco increíble, y con un personaje con bastante participación.

Si bien eres actor, músico y bailas, hacer imitaciones toca una tecla distinta, ¿cómo las has trabajado?
Siempre he sido súper observador. Me encanta observar a la gente. Nunca había imitado en mi vida de forma profesional, y no me considero un imitador profesional. Soy cantante, actor, bailarín, y quizás si me das un personaje que no cante, que sea una persona común y corriente, no podría hacerlo. No sé cómo hacer eso. Sí puedo trabajar la voz que tienen los cantantes con técnica de canto, y como he tenido clases de eso, y soy buen observador y veo muchos videos, puedo sacar al personaje de alguna manera, pero no soy un gran imitador.

¿Tú los eliges?
No, la producción elige el personaje y la canción. Sólo no se alejan mucho de lo que a uno no le gusta o no tiene nada ver conmigo.

¿Cuál de los personajes que te han dado te ha costado más?
Cerati, por todo lo que es y representa en Argentina. Era una responsabilidad muy grande, me sentí bastante presionado.

¿Sientes que diste la altura?
Siento que lo hice lo mejor que pude, que lo hice con respeto, que era algo que me importaba mucho. Me importaba no ser una caricatura de él y tratar de representar su esencia y creo que eso sí lo logré, y con eso quedé contento.

¿Y cómo fue encarnar a Adele?
Difícil, porque fue un trabajo vocal con un registro que no es el mío. Tengo un registro alto, pero el registro de una mujer es muy distinto. Fue un trabajo vocal muy importante.

¿Qué música escuchas tú en lo cotidiano?
De todo. Escucho mucho hip-hop, pop gringo como Justin Timberlake. También soy romántico y escucho Luis Fonsi…

¿Y qué estás lejos de escuchar?
Metal.

¿Y qué te gusta bailar?
Hip hop, hace mucho tiempo que tengo clases. Y de chico aprendí a bailar viendo videos.

¿Y cuál es el ritmo con el que la "rompes"?
(Risas) Así como romperla, no sé, pero creo que me va bien con el hip hop, el pop y house. Ahora, tampoco me considero bailarín.

 

DEPARTAMENTO DE SOLTERO
¿Cómo has vivido la separación de tu familia? Algo que has dicho que ha sido complicado.
Sí, es difícil. Echo de menos a mi mamá, mis dos hermanas, mis amigos. Es obvio que se extraña todo el núcleo que uno ha construido toda su vida. Pero me ha ayudado que siempre me mentalicé que en algún momento me tendría que ir para internacionalizar mi carrera.

¿Siempre lo tuviste tan claro?
Sí, pero era un pensamiento de niño, tenía 14 años. Tú me preguntabas cuál era mi sueño y yo decía: grabar en Hollywood.

¿Y por qué no?
Obvio que lo sigo pensando si sigo trabajando y haciendo las cosas bien. Me tocó irme temprano de Chile, no pensé que sería tan luego, pero lo que me ayudó además es que llegando allá la gente se portó muy bien conmigo. En la producción me acogieron súper bien, conocí gente maravillosa, hice mis amigos, tengo mi polola. Allá formé otro núcleo familiar y eso me ha ayudado muchísimo.

¿Cómo es un día común y corriente en Buenos Aires para ti?
Me gusta mucho ir al cine con mi polola, salir a tomar un café. Acá lo hacía, pero menos, porque acá hago otras cosas. Uno se adapta al núcleo en el que está. Acá juego a la pelota y allá no. Allá voy al gimnasio y acá no.

¿Te cuidas mucho el cuerpo?
Lo necesario. No soy ultra exigente. Trato de hacer deporte para mantenerme sano. No fumo, no tomo. Soy el que maneja si hay que salir. Pero sí soy bueno para comer, me gusta la comida chatarra (risas).

¿Y allá vives solo?
Sí.

Si voy a tu casa, ¿qué encuentro en el refrigerador?
Nada (risas). Es que allá hay mucho delivery donde venden comida sana y pido comida sana, como un pollo con puré.

Después de lo que me dijiste, no te creo mucho…
Te juro que sí (risas). Al principio sí pedía pizzas o hamburguesas, pero ahora ya me aburrí de eso.

¿Y cocinas?
Sí, pero no tengo mucho tiempo, prefiero pedir. Cuando lo hago me hago tutitos de pollo a la plancha, arroz, fideos, cosas así….

Mmmm…
¡Es una cocina básica, no gourmet! (risas).

¿Y quién te ayuda con las cosas domésticas? ¿Eres desordenado?
Soy desordenado, pero con la ropa más que todo. Y en el aseo me ayuda una nana una vez a la semana, que me lava la ropa.

¿Y qué cosas has tenido que hacer que acá no hacías?
Aseo, porque con una vez a la semana eso sería un chiquero (risas). Limpio el baño y el piso, barro, porque va gente a mi casa, mi polola, y hay que lavar y también plancho.

 

"MUY ENAMORADO"
A Augusto Shuster no le gusta habla sobre su vida privada, menos sobre sus relaciones sentimentales. Y este año, para su mala suerte, vivió en carne propia el acoso de la prensa rosa argentina, quien lo asedió para confirmar su pololeo con su colega, Bárbara Vélez, quien además es hija de la conocida vedette argentina, Nazarena Vélez.

Antes de que confirmaran la relación, los medios argentinos filtraron la noticia. ¿Cómo has vivido el asedio de la prensa en Argentina, que es mucho más ruda que la chilena?
Soy muy relajado en ese sentido, no me hago problema por las cosas. Nos pusimos a pololear y nunca voy hablar mucho sobre el tema.

Pero sí declaraste públicamente que estabas enamorado.
Sí, eso no lo voy a negar, pero no voy a profundizar más porque no va conmigo. Sí nos han acosado porque ella además es una figura muy conocida allá y a los dos nos está yendo bien, pero nos hemos reservado en el tema para mantenerla sana y tranquila. No me gusta esa prensa.

¿Sientes que efectivamente la prensa allá es menos respetuosa?
Sí, son más invasivos.

¿Te paparazzearon?
Sí, pero no me hago problema. A mí no me complica que la gente sepa que estoy pololeado porque estoy enamorado y no la voy a negar, pero no quiero contar más. Si quieres tómame una foto si voy caminando, pero no voy a posar para ella. No me siento atacado tampoco, nunca he tratado mal a la prensa.

¿Si te pregunto qué te encanta de tu polola, entonces, no me contestarás?
No, sólo te puedo decir que ella me encanta, que estoy muy enamorado y que es una persona hermosa. Por algo me enamoré.

O sea, ¿jamás te veré en una revista de papel couché junto a tu pareja mostrando tu matrimonio, tu casa o algún evento social, como lo hacen algunos famosos?
(Piensa) No creo. Nunca hay que decir nunca, pero si me preguntas ahora te diría que no porque son momentos íntimos, independiente de que ponga en Twitter una foto o un mensaje. Los eventos personales son eso, momentos para uno, y ahí deben quedarse.