Futbolistas que fingen en la cancha, ¿fingen también en la cama?

En su más reciente comercial, Durex hace un llamado a los futbolistas del Mundial: “¡No finjan!”

En Belelú hemos hablado largo y tendido sobre actitudes que se fingen, y sobre los pros y los contras de tomar dicho camino. Ahora, que la Copa del Mundo está en boca de todos, la marca de condones Durex llama a los futbolistas y al público a no fingir.

Para nadie es novedad que los futbolistas fingen en la cancha. Basta con que reciban un roce o un integrante del equipo contrario les respire de cerca, para que se tumben, se retuerzan, se quejen, hagan como que están por colapsar… Un conjunto uniformado de histriones en en campo de juego.

Hasta quienes no estamos al tanto del deporte lo sabemos, y lo comprobamos en esta temporada mundialista. Los jugadores de futbol tienen fama de fingir, lo cual Durex interpretó como una analogía de lo que sucede en la cama, o por lo menos eso se sugiere, dada la naturaleza de la marca.

Por lo general, el fingimiento de orgasmos se asocia con las mujeres. Incluso hay estudios al respecto (algunos de ellos aseguran que el 50% de las mujeres han fingido el orgasmo al menos una vez). Las razones son diversas: no herir el ego de la pareja, hacer que la danza por fin pare, manejar la situación, etc.

¿Qué hay de los hombres? ¿Es que ellos nunca fingen? ¡Por supuesto que lo hacen! Hasta se ha comprobado que los hombres de edad más avanzada tienden a mentir más frecuentemente con respecto a sus clímax, y los hombres jóvenes también lo hacen. Ellos mismos lo han reconocido en ciertas investigaciones.

El recurso de usar futbolistas en la campaña, funciona: son dramáticos, exagerados, y actualmente están por doquier. Un pretexto para invitar a no fingir a cualquiera que tenga sexo. Y para vender condones, claro.