Wellness

5 hábitos para mejorar tu fuerza de voluntad

Comida, una llamada a tu ex, revisar tus redes sociales cuando tienes tanto trabajo… Todos los días lidiamos con tentaciones. Te decimos cómo superarlas.

Todos los días invertimos una buena cantidad de tiempo en resistirnos al deseo, a la tentación. A veces lo logramos. Otras, terminamos stalkeando en Facebook a ese hombre que no merece nuestra atención, o rompiendo la dieta con un litro de helado de chocolate. Es difícil ser fuerte.

Sin embargo, los expertos aseguran que la fuerza de voluntad no es algo con lo que se nazca, sino una cualidad que hay que construir. No es que algunos nazcan con el gen de la disciplina, sino que van moldeando su carácter poco a poco.

Entonces, eres víctima frecuente de las tentaciones, aquí 5 tips que puedes comenzar a implmentar, para que el regreso al buen camino sea menos arduo.

1. Elimina la mayor cantidad posible de opciones

Mientras más alternativas tenemos, más difícil se vuelve concentrarnos en cada una. Entonces actuamos impulsivamente, caemos en la tentación. Si te alejas de ella, podrás mantenerte firme, decidir con sensatez.

Por ejemplo, si ya decidiste que quieres beber café en vez de agua, ten el agua a la mano, sobre tu escritorio, así no tendrás que levantarte por un café. Si mueres por revisar de nuevo tu cuenta de correo, apaga la computadora y elimina la posibilidad. Complicado, pero no imposible.

2. Toma decisiones hoy, llévalas a cabo mañana

Si decides con tiempo, hay más probabilidades de que en verdad hagas ciertas cosas. Por la noche, piensa qué comerás al día siguiente (prepáratelo, si puedes), qué ropa te pondrás (sácala del clóset), cómo emplearás tu tiempo. Anótalo en tu agenda y, al día siguiente, apégate lo más que puedas a la lista.

Toma un día antes todas las decisiones que puedas. De este modo ahorrarás la energía necesaria para mantenerte firme.

3. Comienza por lo más difícil

Está comprobado que el cerebro funciona mejor por la mañana, así que aprovecha el empujón para realizar esas tareas que no te encantan pero que tienes que completar.

Si te ha costado trabajo ser constante con tu rutina de ejercicios, ¡la mañana es el mejor momento para retormarla!

4. Descansa cuando lo necesites

Toma recesos. Come (comer es bueno, aunque estés tratando de adelgazar). Aunque no se te antoje esa ensalada de berros, después del almuerzo, estarás lista para seguir tomando decisiones. Así es esto de la vida: decisión tras decisión. Ni modo.

5. Practica recordatorios de tus metas a largo plazo

Cuando estamos cansados, optamos por el camino más rápido. “Mañana sí comienzo mi proyecto”, “ésta es la última vez que me como un pastel gigante entre semana”, “el lunes sin falta retomo el gimnasio”. ¿Te suena?

Ármate un sistema de recordatorios tangibles: listas, post-its, fotos, declaraciones, cualquier elemento que te recuerde cuál fue el compromiso que hiciste contigo misma.

Tags

Lo Último


Te recomendamos