Wellness

10 cosas que tu novio nunca admitirá

Novios: descubre 10 temas que les incomodan, ¡sigue leyendo!

Tu novio: ese hombre guapo y especial con el que compartes tu vida y por el que, de vez en cuando, te dejas consentir. Y, claro, en toda relación siempre tiene sus altas y bajas.

Pero lo que hace que el malentendido se ponga peor es tocar ciertos temas que a él le incomoda admitir, como estos:

1. Es un geek

Pero, a decir verdad, creo que todos somos geeks de algo. A todos y a todas nos apasiona, deslumbre e incluso, en ocasiones, obsesiona cierta serie de televisión, libro, película, los aliens, el básquetbol, la tecnología, la tecnología en telefonía celular, ¡etcétera!

Lo más probable es que tu novio tuvo su etapa o, afortunadamente, aún conserva ese gusto infantil. Y digo que “afortunadamente,” porque, como bien dijo Simon Pegg:

Ser un geek se trata de ser honesto sobre lo que te gusta y no tener miedo de demostrarlo. Significa no tener que disimular lo mucho que te agrada. Es, básicamente, una licencia para emocionarse con orgullo en un nivel más bien infantil y no como un comportamiento esprado de un adulto. Ser un geek es extremadamente liberador.

2. Cree que Emma Watson es la mujer perfecta

Ay, Emma Watson. Sí, es hermosa. Tanto que parece adaptarse a los gustos de muchísimos hombres.

Y no estamos diciendo que tu novio (o el mío) no esté consciente de lo complicado que es que su enamoramiento sea correspondido. Sin embargo, siendo Emma Watson o no, los hombres tienden a no ser tan discretos en sus crushes como nosotras. (Ejemplo: Ryan Gosling.) Ya saben, les gusta tener posters, descargar fotografías o compartirlas a lo largo de las redes sociales.

Pero admitámoslo, mujeres. Si el hombre nos gusta, una plática sobre qué actriz o cantante es guapa no es exactamente romántico. (Puedes caer en la friend zone. Y jamás salir de ahí.)

3. A veces sólo te da por tu lado

Cuando una pareja tiene ya bastante tiempo, las peleas suelen ser diferentes. Digo, todas soñamos con esa sexy reconciliación en la que toda esa energía se desate en besos, mordidas y caricias. Sin embargo, al tener unos cuantos meses de relación estable, puede ser que tu novio tan sólo “deje que se te pase el coraje” en lugar de intentar “reconquistarte.”

Por supuesto que no te lo dirá, es algo que él hace con mucha cautela. Te da tu espacio, te ignora un rato y, claro, tú eres quien arregla las cosas con la intención de que todo esté como antes de tu drama.

4. La manera tan machista en la que se expresa con sus amigos

¡Hombres! En serio, su sentido común a veces les falla un poco.

Sobre todo en conjunto. Vamos, que para tu novio en una noche de bar con sus amigos, muchas veces incluye: gritos al árbitro desde el otro lado de la pantalla, cerveza, cerveza, cerveza, unas cuantas miradas de “qué buena estás” dirigidas hacia la mesera, unos cuantos argumentos en cierto lenguaje coloquial altisonante con sus amigos al respecto, pocos argumentos más, ya no acerca de la mesera sino de otras mujeres y posiblemente ex novias, cerveza, cerveza y más cerveza.

Y, claro, no sería extraño que tu novio también les platique a tus amigos un poco de ti. Pero te ama y te respeta, desde luego.

Sí. Eso.

5. No le agrada lo de borrar a su “amiga” aun si les trae problemas en la relación

Ninguna mujer es capaz de honestamente responder “Sí” cuando los celos nos atrapan y él, haciéndose un poco el héroe, te dice: “Si quieres, la borro.” Y qué bueno, porque muchas veces resulta ser un arma de doble filo.

Si te va bien, la borrará guardándose alguna mueca. Pero si no, puede que te volteé las cosas a un “¡¿es que acaso quieres que deje de tener contacto con todo aquel que no seas tú?!”

Ay. Sí que duele. Y, sobre todo, porque eso te deja como la culpable.

6. No es que sólo piense en sexo, es que… sólo piensa en sexo

Como sabemos, los hombres tienen la mala fama de sólo pensar en sexo. Pero yo dejo esto a criterio de cada persona.

Porque, claro, pongámonos nosotras en esta situación. Vas caminando de la mano con tu novio y un apuesto hombre alto de barba en chamarra de piel va bajando de su deportivo del lujo… Piénsalo. (Cuando menos yo, si estuviera en esa situación, alucinaría que este hombre me sonríe.)

Algo muy similar ocurre con los hombres; sin embargo, con mucha mayor frecuencia. Es decir, suprimamos el sex appeal masculino que veíamos en ese hipotético hombre por… ¡Senos! ¡Cintura! ¡Piernas! ¡Nalgas! ¡Leggings! ¡Escotes! ¡69! ¡Sexo! ¡Doggy style! ¡Ahora!

Recuerden: son mucho menos discretos que nosotras y, creo yo, mucho más impulsivos en este aspecto. Además, se sabe que los hombres son visuales y las mujeres somos auditivas, así que apreciamos las cosas desde diferentes perspectivas.

7. Detalles acerca de su ex

Para tu novio, sólo existes tú en este momento.  (Fingers crossed.) Y develar historias del pasado casi nunca les viene bien.

Lo más seguro sea que esto les cause también una pelea en que tú eres la celosa y él, simplemente, está contigo. Así que, a menos que tengas razones, lo mejor es evitar entrar en esta polémica.

8. Sí, ve porno. Y mucho

Acéptemoslo. Punto.

Dudo que sea algo de lo que algún hombre se enorgullezca al grado de incluirlo en la sección de habilidades en su currículum. Dudo que esto tenga lo más mínimo que ver contigo. Y dudo que lo admita con un “sí, amor, veo porno. Me gusta ver cómo uno o más hombres besan, desvisten, acarician, golpean, asfixian y penetran a otra mujer para después eyacularle en toda la cara y que ésta esté más que dispuesta.”

No preguntemos cuánto porque, si lo averiguáramos, muy probablemente lloraríamos. No preguntemos ni siquiera de qué categorías porque cada uno tiene sus propias preferencias y, por supuesto, deben compartir los deseos el uno del otro al punto en que a ninguno de los dos les incomode.

No preguntemos. Punto.

Ve porno. Deal with it.

(Y envíale esta nota para que se atenga a las consecuencias.)

9. Le matan tus abracitos, besitos y demás demostraciones de afecto en diminutivo

Así es, a pesar de todas las características que tanto nos incomodan de los hombres, también existe en ellos un corazón. Y, aunque no muchas veces lo admitan, ¡les encanta que los quieran! Sin empalagar, desde luego. Y siempre viniendo de la mujer correcta.

O sea, su novia: tú.

Y, por último, tu novio nunca admitirá…

10. Algo que vaya a decepcionarte

Muchas veces como novio (o como persona, en general) haces lo posible por no decepcionar a aquellos que quieres.

Porque si hay algo seguro en toda la contradicción masculina (que ellos tanto niegan al decir que nosotras somos las complicadas), es que tu novio te ama y, por ello, evitará hacerte sentir defraudada a toda costa.

Y eso quizá no es “amor”. Pero se le parece bastante.

Tags

Lo Último


Te recomendamos