6 consejos de actrices porno para una buena vida sexual

Las expertas hablan de lo que les funciona para mantener relaciones sanas, dentro y fuera del dormitorio. Checa sus recomendaciones.

Que el autoconocimiento es buen aliado del placer, que hay que expresarse sin esperar que el otro nos lea la mente, que vale la pena experimentar… Lo anterior suena a cliché, ¿cierto? ¿Por qué no lo llevamos al dormitorio entonces?

Estos consejos de estrellas porno no descubren el hilo negro, sino que subrayan eso que ya sabemos, pero que no practicamos por diferentes razones. No está de sobra darles una ojeada.

1. Habla de lo que te pasa

Si estás probando con nuevas experiencias, asegúrate de poder hablar de ello. No podrás hacerlo con todo el mundo, pero es importante que haya alguien con quien puedas compartir lo que sientes. Ése es el consejo de Dylan Ryan, quien se define a sí misma como una “porn star feminista”:

La gente se mete en problemas cuando deja de analizarse a sí misma, cuando ignora sus propios sentimientos, cuando se calla ciertas cosas. Es como cerrar la puerta del clóset. Cuando la abres de nuevo, puedes no recordar todo lo que había ahí dentro.

2. Cuida tu salud

Ryan menciona también que la salud física y la salud mental están relacionadas. Por eso, chicas, hay que comer sano y balanceado, hacer ejercicio, mantenernos en forma, practicar algo de yoga, hacerle caso al cuerpo.

Además, hay que llevar al día los registros médicos, asegurarnos de no haber contraído enfermedades (aunque no seamos estrellas del porno). No sólo por nosotras: también por consideración a la pareja.

3. Busca tiempo para ti misma

Tu tiempo a solas puede ser una fuente de inspiración. Si no lo estás explotando, recuerda que algunas experiencias se viven mejor sin compañía. Por otra parte, necesitas tiempo para pensar cuando tu relación o tu vida sexual comienzan a ponerse raras.

De acuerdo con Courtney Trouble, reina del porno queer, su tiempo a solas la ayuda a sentirse cómoda consigo misma. “Incluso en mi matrimonio, busco mi tiempo a solas: no citas, no marido, sólo yo.”

4. Experimenta y usa lo que tengas a la mano

Sí a las fantasías. Sí a los fetiches y los experimentos. Hace poco comentábamos por acá un estudio sobre el sadomasoquismo: según especialistas, esta práctica es una vía para alcanzar la paz mental.

¿Quieres probar con algo nuevo? No tienes que pasar la tarde recorriendo sex shops. Stoya sugiere que uses lo que encuentres en casa:

Todos tenemos cables o cuerdas en nuestro departamento. Todos tenemos cosas que podemos convertir en juguetes.

Para el bondage, las cintas de las batas son suaves y efectivas. Mira a tu alrededor y piensa en usos alternativos de los objetos caseros. Ponte creativa.

5. Dile a tu pareja qué quieres

A la que no habla, Dios no la oye. Dile exactamente qué te gustaría. Es sentido común (algo mucho menos común de lo que se cree).

Stoya recomienda que no nos vayamos por las ramas. Los mensajes románticos o encriptados son muy interesantes. Pero nada funcionará como hacer una petición directa. ¿Quieres sexo oral? Pídelo. “Quiero que me des sexo oral.” No es tan difícil.

6. No te avergüences de tus deseos

Y claro, para pedir sexo oral tendrás primero que sentirte en paz con la idea. Si se te antoja y no dañas a nadie con ello, ¡adelante!

Las preferencias sexuales son tan variadas y arbitrarias como las preferencias en todo lo demás: la música, la comida, la ropa, el arte. No tienes que rendirle cuentas a nadie. Son tus preferencias.

Satine Phoenix, exactriz porno, explica que le habría gustado, en especial durante sus veintes, haberse escuchado más a sí misma, haber puesto atención a lo que en verdad quería y necesitaba. Así que mantente atenta a lo que deseas, sin culpas.