10 cosas que ellos no entienden de nosotras

La mayoría de nuestros problemas con los hombres vienen de actitudes nuestras que ellos simplemente, ¡no comprenden! ¡Entérate de cuáles!

Los hombres y las mujeres pensamos diferente. O, bueno, en ocasiones muy diferente. Esto puede causar desde un enojo hasta un conflicto (o un “drama,” como se le conoce comúnmente). Pero a veces nos asombraría que cosas tan comunes para nosotras son tan incomprensibles para ellos.
Como por ejemplo:
  1. Por qué tardamos tanto en arreglarnos. Tan cliché y cierto. Pasamos horas y horas arreglándonos, peinándonos, maquillándonos y todo para que el hombre en cuestión ni siquiera lo note. Lo cierto es que él no se fija demasiado en ese tipo de detalles.
  2. Por qué le damos tanta importancia en quién es el que habla primero. Ego, orgullo,  control y autoestima. Ellos a veces simplemente no entienden que para un mujer, es mejor no buscar que ser “buscona.”
  3. Por qué decimos que vamos a hacer una cosa y terminamos haciendo la otra. OK, sí, no son las hormonas, ¿de acuerdo? No es algo transitorio la laguna mental femenina en la que vivimos de vez en cuando. Aunque, claro, a veces puede ser un poquito más notorio si estás un poco distraída.
  4. Por qué seguimos con hombres que nos lastiman. Como tu amigo (que muy probablemente quiere algo más), siempre se preguntará por qué luego de llorar, berrear, sufrir y jurar que no lo perdonarás esta vez, haces todo lo contrario. Y no, no es por “amor” realmente, sino por círculos obsesivos pasionales bastante viciosos.
  5. Por qué usamos zapatos que nos lastiman.  (No, no es la misma respuesta que con los hombres.) Por supuesto que no somos masoquistas (o, bueno, no tanto), es más bien que nada nos hace ver tan bien como unos tacones altos. O al menos no nos sentimos igual de guapas con unas flats.
  6. Por qué tanto drama entre nosotras. Los hombres no comprenden por qué describimos como una zorra, maldita, culebra, arrastrada, malnacida, trepadora a su gran amiga de toda el alma que no hace más que procurar estar con él justo cuando está contigo para presumirte su gran y hermosa “amistad” en la cara. Ay, ¡hombres!
  7. Por qué nunca sabemos qué ponernos. Hombres, ¡no somos indecisas! Lo que pasa es que nos gusta considerar todas las posibilidades para elegir la mejor opción. Y acabar quedándonos con nuestros jeans consentidos que de seguro ya nos conocen. Pero es que, en serio, ¡son tan cómodos!
  8. Por qué los dejamos en visto. Sí, a algunos hombres no les pasa por la cabeza que su pick-up line o “mirreysosa” actitud no es precisamente de nuestro agrado. ¡Pobres!
  9. Por qué nos hacemos las difíciles. Algunos hombres son bastante directos. (Demasiado. Desgraciadamente.) Algunos incluso han perdido todo sentido de ese juego que nos encanta: la aventura, la caballerosidad, las flores, el romance; ese coqueteo entre dos personas que se gustan (en serio y no sólo para un free cualquiera), pero aún no tienen tanta familiaridad de ser ellos mismos (con “amiguitas” y “dramas” ambos incluidos) con el otro. Cuando todo parece ser bello y hermoso, salido de un mismísimo chick flick. Cuando tú aún no estás a su alcance y él aún tiene el interés de conquistarte. Cosa que a toda mujer, ¡le encanta!
  10. Por qué les gustamos tanto. Así es, hombres. Admítanlo. A pesar de dramas, peleas, celos e indecisiones, ¡qué sería de ustedes sin nosotras!

Por eso, para mantener la armonía entre los sexos, nada mejor que la empatía.