Pequeño manual del sexo virtual seguro

El sexo en línea es muy divertido. No dejes de practicarlo, sólo debes tomar algunas precauciones.

Hay muchas razones por las que el sexo virtual nos encanta: es emocionante, suele haber cierto misterio en él, es divertido, es seguro. ¿Es seguro? Puede serlo. Toma nota de estas precuaciones para que tu experiencia en el sexo virtual no termine en catástrofe.

La tecnología forma parte de nuestras vidas. Muchas personas en todo el mundo le entran al sexo virtual, por diferentes razones. Algunos incluso disfrutan compartiendo su vida sexual en línea. Sin embargo, si no eres partidaria del porno social, es mejor que te cuides, que protejas tu imagen.

El intercambio erótico del sexo virtual es perfecto para combatir la distancia geográfica. Además, es un gran estimulante de fantasías, buen amigo del placer, casi un juego del intelecto. El truco está en no correr riesgos innecesarios, en tener cuidado. Por eso, debes considerar ciertas “reglas”. Porque más vale prevenir que lamentar.

  • Hazlo con alguien que sea de tu confianza, que en verdad te garantice privacidad. En el sexo virtual, en el sexo, la confianza y los actos consensuados son indispensables. No se puede nada sin ese componente.
  • Asegúrate de que no te estén grabando, para que no termines colgada en páginas porno o en cualquier otro sitio en que no quieras estar.
  • Si estás teniendo sexo virtual con un desconocido, puedes optar por no mostrar tu rostro, o incluso elegir un servicio de voz. El efecto de la voz puede ser muy estimulante: no siempre es necesesario valerse de la webcam. Piensa lo exitosas que eran hace un par de décadas las líneas telefónicas de sexo.
  • Utiliza el chat. Nunca somos tan nosotros, tan lo que queremos ser, como cuando usamos las palabras. El sexo es un ejercicio de la mente. Gran parte de lo que imaginamos proviene del lenguaje, así que explótalo. Es más seguro hablar que mostrar las tetas.
  • No guardes el material explícito. ¿Qué tal si alguien se mete a husmear entre tus carpetas y te encuentra mostrando nalga, en negliyé?
  • Si te empeñas en conservar fotos o videos, hazlo con sumo cuidado. Almacena ese material en una memoria o un disco duro externo. Que todo quede súper bien resguardado.
  • Todo lo anterior es también aplicable para el sexting.

Cuando la persona con la que tienes sexo virtual es tu novio, tu esposo, tu amante desde hace tiempo, pues… se supone que hay confianza de por medio, que estás más o menos segura, porque el otro no cometería la canallada de exponerte en internet.

Pero, si termnas intercambiando fotos y mensajes sexosos con un desconocido, tu obligación es extremar precauciones.

Ahora, a tener sexo virtual seguro. No dejes de compartir con nosotros tus experiencias y/o recomendaciones.