Cómo disfrutar de tu propia compañía

¿Te causa ansiedad quedarte sin plan el fin de semana? ¿No te gusta que no haya nadie en casa? Aquí una pequeña guía que te podría hacer cambiar de opinión.

Con todos los beneficios de pertenecer a la generación millennial, vienen también sus contras (como todo en la vida). Uno de los mayores contras que creo tenemos es que la soledad nos aterra. Queramos o no admitirlo, nos asusta casi tanto como perder la tarjeta de débito en día de quincena, o quince llamadas perdidas de tu jefe.

El problema es que no nos damos cuenta hasta que la experimentamos, por ejemplo cuando nadie te contesta en whatsapp (¡pero su última hora de conexión fue hace cinco minutos!), cuando por cuestiones de mala logística nos quedamos sin planes para el fin de semana (o sin dinero que es casi igual), o cuando todas tus roomies salen de la ciudad al mismo tiempo (y es raro, digo en mi caso son 4, pero pasa), o cuando tu novio siempre no podrá verte en el fin de semana.

Sin embargo, estar solo no es nada malo. Te da un momento de reflexión, de paz y de consentirte a tí misma que no puedes tener estando siempre alrededor de otros. El tiempo a solas se puede disfrutar tanto que el tiempo que pasas con amigos o en la fiesta, sin que eso te haga una forever alone. Más bien, has aprendido a disfrutar de tu propia compañía y eso es una fuerza que nadie puede quitarte y te servirá mucho si quieres viajar sola, ir a estudiar al extranjero o quizás buscar fortuna en tierras muy lejanas.

Pero vamos por pasos. Si estar sola te pone de malas, o te causa ansiedad, empecemos por lo más bonito:

Hora de consentirse

Recuerdo que alguna vez tuve un novio que quizás no veía tan seguido, pero yo tenía una agenda tan apretada que sentía que todo el tiempo me sofocaba y no tenía tiempo de estar sola. ¿Porqué era tan importante ese tiempo para mí? Porque era el momento de hacerme un exfoliante en la piel, tomar un baño largo (con tina siempre será mejor), depilarte y ponerte linda, arreglar y pintar tus uñas y todos esos pequeños rituales que sinceramente no son tan agradables con alguien a tu alrededor (a menos claro que vayas con tus amigas a un SPA y alguien lo haga por ustedes). Sí, todas las chicas lindas necesitan un poco de tiempo a solas.

Pequeños placeres pendientes

Por ejemplo, ese chic flick que ni tu novio ni tu hermana tuvieron ganas de ver contigo, o la proyección del Ballet de Moscú del lago de los cisnes que a tus amigas no se les antoja ver, o quizás tiempo para visitar ese recomendadísimo restaurante vegetariano que tu familia carnívora se niega a visitar. El tiempo a solas es momento para disfrutar esas cosas que entre tus conocidos sólo te gustan a ti. Y me refiero a seriamente disfrutarlas, no de acomplejarte porque nadie pudo ir contigo.

Tiempo para pensar

La verdad es que todos necesitamos reflexionar un poco sobre nuestra vida: ¿Quiénes somos? ¿A dónde y cómo planeamos llegar?¿Lo que hago me satisface? Son pensamientos clave. Además, estos momentos mejoran tu día en general porque aumentan tu concentración y productividad (porque no te estás distrayendo con eso en la oficina, por ejemplo).

La mejor parte de pasar algo de tiempo a solas, es que no requieres de ser validado por nadie, puedes ser un poco más libre respecto a las cosas que te gustan, o las acciones que tomas o andar desnuda todo el día. Es un tiempo el cual también hay que aprender a disfrutar.

¿Y ustedes? ¿Qué les gusta hacer en los ratos que están a solas?