Los beneficios de practicar el sexo tántrico

La práctica tántrica invita a aumentar la sensibilidad y la la capacidad de conexión con todo lo que rodea a la persona.

El sexo tántrico es una práctica que se basa en el Tantra, una forma de vida que tiene más de 4000 años de existencia. Proveniente del lejano oriente utiliza la energía sexual para alcanzar una conexión con uno mismo. Se venera el éxtasis y se deja de lado la prisa del sexo conocido en occidente, aquí lo importante es alcanzar un ritmo constante que te ayude a alcanzar placer en forma más calmada e intensa.

No se trata de conseguir el primer ejemplar del Kamasutra que veas en la calle  y comenzar a practicarlo enseguida, sino que es una filosofía de vida en donde lo importante es la conexión que el acto sexual proporciona para todas las etapas de la vida. El placer alcanzado por la pareja es fundamental para que su relación sea mucho más cómplice y armoniosa.

Los textos están escritos en claves simbólicas en forma de poemas, lo que hace muy difícil traducirlos, pero igualmente las personas pueden aprender mediante lecturas traducidas a distintos idiomas, ensayos y conocer cuáles son los errores que como pareja cometen, de esta forma pueden aprender cada vez más.

Los beneficios del sexo tántrico son muchos, pero entre los más comunes se encuentran que alivia los dolores de cabeza porque se alivia la tensión de las venas del cerebro; quema calorías y disminuye el acné, puesto que limpia los poros y hace brillar tu piel.

Para iniciarse de buena manera en el sexo tántrico no puedes no seguir los siguientes pasos:

1.-Caricias y masajes:

Acaricia a tu pareja suavemente, explora su piel como si fuera la primera vez. Recuerda que no se trata de cinco minutos, tómate tu tiempo para mirar a aquella persona especial con detención, además de movimientos suaves, circulares y largos.

2.-Respiración:

En el sexo tántrico la respiración es clave, la idea es que la pareja respire el mismo aire, por lo que cuando uno exhala, el otro inhala. Lo mejor es cerrar los ojos y liberar la mente de todo tipo de preocupaciones que no sean las del acto sexual.

Intenta subiéndote a las piernas del hombre, quedando sentada uno frente al otro, de esta forma no sólo puedes mantener un ritmo de respiración relajado, sino que el mirar a la pareja es también muy importante.

3.-Confiar:

No intentes dominar la situación en todo momento. Recuerda que no es el sexo como lo conoces, es por esto que debes confiar en tu pareja y dejarte llevar. No se trata de quien domina más, sino que de liberar tu cuerpo junto al de otra persona para alcanzar niveles de placer mucho más altos.

4.-Preliminares eternos:

En el sexo “convencional” el dar besos y caricias viene primero, luego la búsqueda del orgasmo es obviamente importante, pero para  el sexo tántrico los besos, las caricias, susurrar al oído y las miradas son lo importante. Para Diego Jiménez, experto en cursos de tantra, el dar y recibir placer constante es la meta a conseguir. No se trata de alcanzar cinco segundos de orgasmos, sino que de un placer tan intenso que puede durar lo que quiera la pareja.

 

Fuentes: Run run, Los Andes, Masaje emocional