Isabel Allende: Autoridad con nombre de mujer

No sólo es el Día de la Mujer. Para nosotras se tratará del mes de la Mujer. Razones sobran. La primera es que este mes comienza el segundo periodo presidencial de Michelle Bachelet. Y este año, además, recibirá la banda presidencial de manos de la primera mujer en presidir el Senado de la República en toda la historia de Chile, la senadora Isabel Allende Bussi. Comienza un período en el que nosotras tomamos las riendas del país.

 

Imagen foto_0000002220140305102033.jpg

Por Karen Uribarri. Fotografía: Agencia Uno.

La política la lleva en los genes. Maneja los códigos a la perfección. Y tiene ese aire firme pero femenino que permite la autoridad y la contención al mismo tiempo. Nacida hace poco más de 69 años en la familia formada por el ex presidente Salvador Allende Gossens y Hortensia Bussi, Isabel vivió el lado bueno y malo de las campañas presidenciales y parlamentarias. Se codeó con políticos de la época, militantes, intelectuales y dirigentes sociales. Por lo mismo no fue sorpresivo su ingreso al Partido Socialista en 1962.

"Recuerdo las campañas, cuando viajábamos y se recorría de Arica a Magallanes, casi pueblo por pueblo, o el Tren de la Victoria, cuando la gente ponía cosas en la línea férrea para que parara, aunque no correspondiera y fuera muy tarde. Entonces el Chicho se despertaba y salía y saludaba. Eso dejó algo imborrable, porque la identidad que se fue creando era impresionante. Es lo que se llamaba "el allendismo", esa capacidad de dialogar que tenía, de escucharlos a todos, aunque fueran grupos pequeños, siempre los escuchaba", escribe la senadora Allende en su biografía.

Años después ingresó a la Universidad de Chile para estudiar Sociología, dejando el país exiliada después del golpe de Estado de 1973. Desde ese momento se enfocó junto a su madre en recorrer el mundo dando a conocer la situación política y social que vivía nuestro país en ese tiempo.

A su vez, en Ciudad de Méxicorealizó un Master en Sociología en la Universidad Autónoma de México, y además un Magister en Ciencias Políticas de FLACSO.

Casi diecisiete años estuvo fuera de Chile, tiempo en el que participó en variados foros de Derechos Humanos y múltiples programas que contribuyeron a generar instancias laborales o promover la libertad política y cultural en el país.

"Nunca pensamos que el exilio iba a durar casi 17 años, y que en mi caso, 15 después, el 1 de septiembre de 1988, entraría a Chile desde Buenos Aires, con amenaza de deportación primero, una multa a Aerolíneas Argentinas después y, en pleno vuelo, la sorpresa de un decreto que estableció el fin del exilio", escribe.

Sigue > >