logo
Wellness 05/12/2013

El amor de tu vida está sobrevaluado

Si sigues tratando de olvidarlo, y no puedes o si estás segura de que ya lo encontraste, quizás sea bueno que leas esto.

Por : Ana Díaz

Hay un problema con la idea del amor de tu vida: te limita. Piénsenlo un solo segundo. Todos queremos programarnos para encontrar una sola persona en la vida.

Una entre miles de millones. No quiero meterme en probabilidad y estadística, seguro fallo en el intento, pero si ponemos todas nuestras espectativas en una sola persona, a quien aún no conocemos ¿acaso no aumentan nuestras posibilidades de fallar?

Persona diferente, conexión diferente

Con cada persona que te relacionas, tienes un nivel de conexión diferente. Es decir, quizás con algunos comectas un 75%, y según Murakami eso es suficiente para poder ser feliz y empezar una relación.

Quizás con otra persona conectas un 80%, vaya, hasta un 90%. El problema consiste en regalar ese título así como así, basándote en el solo hecho de que una persona tiene todo eso que quieres.

Ser el amor de tu vida se gana

No importa qué tanto te guste un chico. Es más, no importa si ya han estado cuatro años juntos. No hace tanta diferencia que tanto tengan en común (bueno, sus valores sí pueden hacer toda la diferencia). No te obsesiones con la idea de que alguien es el amor de tu vida.

El amor de tu vida no se olvida

Supongamos que terminas una relación con el supuesto amor de tu vida. Iban por caminos diferentes, tenían diferentes valores o simplemente tuvieron diferencias irreconciliables.

Pero si te quedas con la idea de que esa persona en definitiva era el amor de tu vida, ¿cómo la vas a poder olvidar, superar y pasar a un nuevo capítulo? Incluso si era un novio abusivo, si te quedas con esa idea, ni siquiera te vas a dar cuenta. Chica, te lo dice alguien que mantuvo esa idea por tres años, y no me hizo nada, pero nada bien. Pero claro, con esa idea en qué momento lo iba a poder superar.

Sí, en definitiva tenía una conexión muy especial con esa persona. Sí, me entendía como nadie más que yo haya conocido antes o después. Pero el verdadero amor de tu vida, además de tener esas cualidades lucha por ti. Y por estar contigo.

Pongámoslo así: él tenía todo lo que yo quería, pero se autodescartaba porque no luchaba por eso. Eso lo dejaba cerca de ser él gran amor, pero sin ese esfuerzo adicional, sólo quedaba cerca.

¿Ven lo peligrosa que es esa idea? La idea, la sola idea de que alguien es el amor de tu vida, cuando no lo es o no lo ha ganado, te puede romper el corazón de manera innecesaria. Es un título que no podemos darle a nadie a la ligera.

Ahora, si tiene todas esas cualidades increíbles que esperabas, además de invertir en ti, tratar de ganarte y estar contigo, bueno, las posibilidades de que sí lo sea. No digo que el amor de tu vida no exista, lo que digo es que debe de ganarse el título. Y sobre todo, debe ser una idea que no te detenga ni te limite en ningún sentido.

El objetivo del amor de tu vida es hacerla mucho más interesante, no cortarla, limitarla o que de pronto se vuelva suya. Hagan su vida más grande, no más pequeña.