logo
Wellness 03/12/2013

Paloma Soto, la señora de Kramer: “A Stefan le sigo todas las locuras”

La esposa del imitador número uno de Chile es mucho más que la mujer tras el talento. Con voz dulce, alegre, pero firme y clara, nos detalla cómo han sido estos años, cómo fue descubrirse en la pantalla y ante el micrófono como cantante, y sus expectativas de lo que viene, ad portas del estreno de “El ciudadano Kramer”, el 5 de este mes en todos los cines de nuestro país.

 

REVISA LAS FOTOS EXCLUSIVAS DE PALOMA SOTO PARA REVISTA MUJERES


Por Pilar Huilcaleo Mateluna. Fotografías: Gonzalo Muñoz. Agradecimientos: Hotel Director.

La única que le da pega a la señora de Kramer es Kramer”, reza un tuit que Paloma Soto (32) leyó hace poco. Y le dio risa, una risa genuina. Sin burla ni rabia. Sólo lo encontró chistoso, porque sintió que en cierto modo es verdad. La esposa de Stefan Kramer, un imitador de excepción en nuestro país, tal vez el mejor de todos los tiempos, no se amilana por los comentarios. Su actitud no es soberbia, sino claridad de saber quién es, qué tiene y, sobre todo, lo feliz que es.

Sencilla y buena para reír, Paloma aprendió desde chica que debía hacer oídos sordos a los ruidos que no la dejaban en paz. Y esto, que suena a floreo metafórico es real: de guagua sus padres pensaron que era sorda, porque podía tocar una orquesta a su lado y ella seguía rauda con su siesta. Con el tiempo descubrieron que simplemente estaba familiarizada con el ruido.

Es la cuarta entre 9 hermanos. Cantante además de actriz, es hija y hermana de músicos. Desde muy chica grabó comerciales. De hecho la voz del mítico “Sonríe, sonríe mamá”, es suya. Gambeteó el clóset heredado de sus hermanos gracias a su trabajo, y sólo tras casarse dejó de cantar profesionalmente. Pero su talento fue desempolvado en toda su magnitud gracias a las películas de su marido, donde además se estrenó en las lides dramáticas. A días de esa segunda apuesta, Paloma espera tranquila y sonriente su turno para disfrutar.

¿Cómo es tu rol en “El Ciudadano Kramer”?
Vuelvo a ser “Olivia”, pero en esta pasada ya no sufro tanto. Le toca apoyar al personaje de Stefan, el que por circunstancias de la vida se convierte en candidato presidencial. Y ella se engrupe con esto, quiero ser Primera Dama y ayudar a la gente, de hecho comienzo a apadrinar niños, me los llevo para la casa, ¡muy Angelina Jolie! Esta vez mi personaje está totalmente ligado a la comedia.

¿Cómo ha sido esta segunda “patita”?
Lo he disfrutado más, en la primera recuerdo que tiritaba. Esta vez no, fui con todo, sin miedo, con ganas de incursionar en la comedia. Cuando estudiaba Teatro, lo que me salía más fácil era la comedia. En la primera película incursioné en el drama, lo que también me gustó mucho. Ahora, hacer comedia es un desafío siempre, más aun al lado de Stefan, porque él es un gran comediante, es súper trabajador y llegar a su nivel –o estar cerca– es un desafío mayor. Me encanta actuar, así que lo hago feliz.

¿Lo habías planeado?
Estaba grabando un disco cuando a Stefan se le ocurrió la película. ¡Fue un lunes, y tres semanas después estaba grabándola! Así que dejé la grabación, ¡fue tan rápido! Pese a esto, yo diría que con el poco tiempo que hubo, está mucho mejor que la primera, porque al tener ya una película en el cuerpo, uno aprende, es más efectivo y productivo.

Fuiste una tremenda sorpresa en la primera película. ¿Te escucharemos cantar en “El Ciudadano Kramer”?
En esta película no canto tanto, sólo el jingle de la campaña. “Olivia” ahora no canta, ella es sobre todo Primera Dama. ¡Dejó de hacer todo por seguir al hombre! (ríe).

¿Ya no te da miedo?
Me relajé. Stefan siempre me invitó a participar en sus cosas y yo decía: “pero, ¿cómo?”. Bueno, no reconocía mis propios talentos, hasta que vi el resultado de la primera película. Antes de eso uno no sabe de qué es capaz de dar. Que la gente haya sido cariñosa y lo haya aceptado bien, lo agradezco. Pero también estar en este medio tan expuesto es muy difícil.

¿Qué tanto?
A veces leo comentarios en Twitter que son súper mala onda. También me mato de la risa de las cosas que ponen. El otro día me reí mucho, porque un gallo puso “el único que le da pega a la señora de Kramer es Kramer…”,  a mí me da risa, porque es verdad.

¿De veras?
Sí, pero digo “¿qué tiene de malo?, ¿qué tiene si yo no me quiero arrancar con la fama, ni tampoco lo hago mal?”. ¡Y qué tanto, si es verdad también! No hay ningún rollo con eso. Y si estoy apitutada, ¡estoy apitutada y qué tanto! (ríe). Lo tomo con humor.

Más de alguna vez dijiste que tu aprensión para participar en las películas de Stefan era que te criticaran por ser “ser la esposa de”, ¿cómo vives hoy eso?
Sí, más encima que él no es un talentoso así no más ¡Es un genio ese gallo! Igual es fuerte cuando uno va con él, le piden una foto y uno en esa pasada no existe. A veces están hablando con él y a mí me están dando la espalda. Pero no es a mí a la única que le pasa, de seguro le pasa a la pareja de cualquier famoso. Al principio uno dice “¡uf! qué fuerte”. No sé…, antes iba por la calle y un hombre me miraba. Ahora voy caminando por la calle con Stefan y lo miran a él (ríe). Con el tiempo, lo único que queda es aceptarlo. Ahora, no tengo problema en que me reconozcan por él, lo he aprendido con los años que llevamos casados, con esto de la película la gente tiende a reconocernos a los dos, por lo que me siento más validada. Pero no sé, son cosas que hay que aceptar no más.

¿Qué pasará con tu disco?
Pretendo retomarlo cuando termine todo esto de la película. Lo que pasa es que la misma gente que está a cargo de mi disco, Alejandro Brauner y Javier Barsino, son los que están a cargo de la música de la película, entonces, empezó la película y bueno, todos nos dedicamos a ello. Ahora, terminando, me gustaría retomar, pero primero quiero desligarme de esto, hacerlo sola, no como mujer de Stefan Kramer… Aún cuando no me molesta que me conozcan por eso, siempre voy a ser la esposa de Kramer, no tengo rollos con eso, pero sí me quiero desligar si sigo como cantante. Vamos a ver cómo me va.

¿Qué esperas?
Me encantaría terminar este disco y ojalá que le vaya bien. Si no, hay que seguir intentándolo, porque me gusta cantar y porque lo hago desde el corazón. Ojalá que a la gente le guste… Igual de seguro habrá algunos a los que le va a gustar y a otros que no.

¿No te da miedo las comparaciones de éxito entre Stefan y tú?
Muchos pensarán qué miedo que le vaya mal, porque soy la señora de Stefan y a él le va tan bien. O qué lata hacer algo y que no vaya tan bien. No tengo esas aprensiones. Sé que Stefan lleva años en esto, es un talento de otro planeta y trabaja muchísimo, se lo merece. Yo busco mi experiencia y le pongo todo el corazón. Pretendo concretar esto y probar. Es por hacer algo y porque me encanta cantar, de hecho lo estoy haciendo. Como resultado de la primera película recibí buenos comentarios, lindos, me ha sorprendido realmente. Hay gente que me ponía en Facebook: “¿Por qué no cantas?” y pensé: “¿por qué no?”.  Había cantado toda la vida y dejé de cantar cuando me casé, y es hora de retomarlo, antes de que me haga más viejita. Me gustaría seguir actuando también, porque esas son mis dos pasiones: el canto y la actuación.

Sigue > >