Tips infalibles para ligar en la fiesta de Halloween

La fiesta de Halloween es buena ocasión para encontrar el amor: ya sea de la vida o de la noche.

La fiesta de Halloween es el escenario ideal para encontrarse con un posible amor, independientemente de cuánto dure (unos minutos, la noche entera, unos meses, unos años). Pon atención a los detalles, pásalo bien y aprovecha el ambiente juguetón y seductor que caracteriza a esta noche.

El disfraz

Cuando planees tu disfraz, no pienses tanto en lo que está de moda, en ese personaje cool del que todos hablan, sino en lo que mejor te va y, sobre todo, en lo que concuerde con tu estilo.

En lo personal, prefiero los disfraces femeninos y favorecedores: huyo de los que me obligarían a pintarme toda la cara, o los que parecen más un atuendo de prostituta que un disfraz… pero cada quien sabrá su cuento. Lo importante es que, cuando te mires al espejo, te sientas satisfecha con lo que ves.

El anonimato

¿Tu disfraz lleva una máscara? El juego puede resultar muy interesante, porque el anonimato hace que la otra persona se esfuerce más en conocerte (recuerda que la curiosidad mató al gato): es como si, al ocultar tu identidad, estuvieras creándole una especie de prurito. El misterio siempre funciona.

Eres tus manos y tus ojos

Si eliges un disfraz que te mantenga anónima, cuida todos los demás elementos: tus manos y tus ojos tienen que ser perfectos. Usa exfoliantes y humectantes, hazte una manicura cuidada. Maquíllate los párpados de la forma que te sientas más atractiva y, sobre todo, más tú. Ah, y ponte tu perfume favorito.

Además de las manos y los ojos, está el asunto de la voz, y de la palabra: si llevas una máscara, tú serás tu discurso. Así que sé natural.

Atenta al otro

Su disfraz tiene cosas que decirte. Así como tú elegiste el tuyo por alguna razón, puedes encontrar claves interesantes en el atuendo del otro. Además, si su look te gusta, le encantará escucharte tu reconocimiento.

¡A divertirse!

Me parece que no es buena idea caer en la “actitud de cacería”. No seas esa chica que se recarga en la barra a mirar a todos, esperando que alguien se le acerque. Se trata de algo muy notorio, y el ligue es asunto de discreción y estrategia, no de obviedades.

Si tus expectativas son menores, todo será más divertido: pásalo bien, y seguramente algo entretenido saldrá durante la noche… ¡Es Halloween!