Peligro Amnesia Postcoital

Seguro que aunque no le habías dado este nombre alguna vez te ha pasado. Pues ahora puedes hacer ejercicio de memoria y empezar a construir una lista de nombres y calificarlos como amnésicos postcoitales.

Ha sido un noche de sexo estupenda. La compenetración fue perfecta, las caricias, los besos, los cuerpos desnudos, el orgasmo… pero desde entonces ¿no sabes nada de él o de ella?.  Te preguntas qué es lo que ha pasado, por qué ahora ha desaparecido, qué hiciste mal. Simplemente lo que ha ocurrido es lo que los expertos llaman el síndrome de “Amnesia postcoital”.

Las razones por las cuales se produce este comportamiento pueden ser varias. Una de ellas es muy simple. La necesidad era solo sexual y cuando se consigue el objetivo se pierde el interés y se va dejando hasta que ambas partes lo dan por olvidado. Tal vez esta forma de actuar tenga un porqué en el miedo al compromiso, a dar una respuesta a la otra persona. No necesariamente cada vez que se mantiene una relación sexual con alguien va seguida de una relación sentimental o requiere un compromiso. Pero tanto hombres como mujeres nos sentimos en la obligación de dar alguna explicación y mantener un contacto con esa persona con la que hemos compartido intimidades. Del miedo al compromiso o a tener que dar una justificación sale como resultado esta actitud espontánea. Ni siquiera sabemos que vamos a reaccionar así, simplemente cuando se produce la situación reaccionamos de esta manera sin pensar.

Es difícil reconocer a alguien que vaya a comportarse así, pues es algo que sucede en ese preciso instante. En el momento postcoital el mundo de nuestro alrededor cambia. Todo es maravilloso, somos más felices, estamos alterados hormonalmente y podemos llegar a prometernos la luna. Es el momento en el que se dicen cosas como te quiero, o se crean planes de futuro como un viaje o que la próxima vez sea en un lugar especial. No hay que tomarse en serio todo lo que se dice en ese tiempo después del sexo porque generalmente es el resultado de la satisfacción sexualy las sustancias que están recorriendo nuestros cuerpos.

Pero, de todos modos, para saber si es amnésico o amnésica postcoital si en dos o tres días no ha respondido a nada o no ha dado señales de vida puedes inscirbirlo en la lista de amnésicos/as. Seguro que aunque no le habías dado este nombre alguna vez te ha pasado. Pues ahora puedes hacer ejercicio de memoria y empezar a construir una lista de nombres y calificarlos como amnésicos postcoitales.

Para evitar que esta situación se de y te produzca dolor no te impliques demasiado. Si tu objetivo es solamente sexual y ves que la otra persona por su conversación o relaciones anteriores puede comportarse así contigo, decide si quieres que suceda sabiendo que se olvidará de ti o si prefieres poner tierra de por medio antes de que pase nada. Si tenías alguna intención más, olvídate no merece la pena porque un/a amnésico nunca se cura.

No te molestes en buscar una solución o darle una explicación a lo sucedido. No importa si el coito fue el mejor o el peor ese no es el motivo. No busques en sus comportamientos anteriores, es algo que sucece de repente y es difícil verlo venir. Solo olvida sus promesas y palabras aduladoras y pasa página. A otra cosa mariposa y lista en mano apúntalo y da por realizado el diagnóstico.

Diagnosticado/a como amnésico/a postcoital. Caso cerrado.