10 tips para ser una buena compañera de departamento

Cuando hemos decidido independizarnos, algunas rentas podrían representar mucho dinero para nosotras. Por eso es ideal que busquemos roomies (compañeras(os) de cuarto en español) y aquí te aconsejamos cómo ser una de las buenas.

Cuando una decide dejar de vivir con los papás, llega el momento de buscar un bonito departamento que se adapte a las necesidades y claro, posibilidades que tenemos. La realidad es que actualmente las rentas, en cualquier (buen) lugar son bastante caras y si le sumamos los servicios adicionales como luz, agua, gas, Internet, etc. pues cómo les explico que por lo menos deberíamos contar con un trabajo estable o si eres la afortunada estudiante a la que sus papás aún le envían dinero, felicidades, la llevas de ganar.

Sea como sea, lo ideal será siempre encontrar a alguien con quién vivir, para compartir los gastos o simplemente no estar completamente solas. Cuando estudiaba, tenía amigas foráneas a las que siempre oía quejarse amargamente de sus compañeras o compañeros de casa: que no recogen el plato ni lo lavan, que pagan tarde la renta, que llegan tardísimo haciendo mucho ruido, meten a muchas personas y las dejan dormir ahí seguido, etc. etc., la lista continuaría.

Cuando me tocó a mi encontrar con quien vivir la primera vez que me fui de casa, fue todo lo contrario. Me topé en el camino con dos chicas maravillosas y no recuerdo haber tenido algún problema con ellas por convivir bajo el mismo techo; quizá solo una vez, pero no pasó de que lo platicáramos y todas contentas. Tomar su ejemplo, hizo que aprendiera a respetar el espacio y vida de los demás, por lo que les aconsejo los siguientes tips para que ustedes no sean esos terribles dolores de cabeza de los demás:

1. Paga a tiempo la renta

Bastante obvio ¿no?. No hay nada peor que perseguir a alguien por dinero, menos que lo pidas prestado, peor aún a tus roomies (ni se te ocurra.) Si tú no tienes dinero, es probable que ellos tampoco. Si les va bien, tampoco lo hagas, se te hará fácil volverles a pedir y no queremos que se vayan de casa ¿verdad.? Si decidiste independizarte, sabías a lo que te podrías enfrentar, encuentra un trabajo y paga a tiempo todo, incluso los servicios.

2. Respeta las reglas

Es importante como en todo lugar, establecer reglas. Si llegas a un lugar nuevo y las hay, haz todo lo posible por respetarlas. Es educación y en casa lo hicieron bien contigo ¿no.? Lo mismo acá. Si te piden que no fumes, busca una terraza, salte o de plano, aguántate. Si te piden que no lleves amigos a dormir ahí y no te gusta la idea, tan fácil como cambiarte de departamento. Pero ya te diste cuenta que no es tan fácil encontrar uno ¿cierto.? Respetemos entonces y todas felices.

3. No te comas su despensa

Esto es de lo peorcito que podemos hacer. Incluso hay hasta quienes tienen que ponerle nombre a sus recipientes de comida (por algo será.) Si se te antoja algo que tiene tu roomie, pídeselo. Y sabes una cosa, después repónselo. No te cuesta nada y te lo agradecerá incluso quizá diciéndote que la próxima vez, puedes tomarlo sin pedirle. Ojo, por favor, no abuses, que no llegue tu roomie la próxima vez y se encuentre con que ya no tiene cereal siendo que sólo lo había probado una vez.

4. Limpia todo lo que uses

Por el amor a todo lo que le tengas, lava tus platos y todo lo demás que uses. He de confesar que es lo que más trabajo me costaba, podía dejarlos ahí a que se formaran nuevas vidas en ellos, sin embargo, cierta vez una de mis roomies me llamó la atención y se lo agradezco mucho; me dijo que era mi responsabilidad hacerlo y que además, podría evitar algunas enfermedades. ¡Básico.!

5. Mantén las áreas comunes limpias

Tu cuarto tenlo como quieras, pero las áreas que compartes con ellas o ellos, trata de mantenerlos limpios. No esperes la vida a que alguien más lo haga, si ves polvo, limpia. Si ves basura, recógela. Recuerda que es también para que tú puedas disfrutar de ellas.

6. Si se acaba el papel de baño, ¡pon otro!

Qué molesto era cuando tenías que compartir el baño con alguien y esa persona no podía compartir un rollo de papel. Dejen ustedes, tampoco hacer el favor de estirar la mano y colocarlo dejándolo listo para usarse. Sean buenas, siempre que falte, reemplácenlo ustedes. Pongan el ejemplo de excelentes roomies del año.

7. No uses su shampoo

Ni jabón, ni nada de uso personal e higiénico. ¿No necesito decirles por qué, o si?. Sentido común.

8. Antes de tomar algo, pídelo prestado

Si quisieras usar algo que tiene tu roomie, como una escoba, plancha, no se, lo que sea; pídanselo prestado. Nada les cuesta, no es suyo. Probablemente nunca les diga que no, pero no sean “conchas” y muestren su fina educación.

9. No hagas ruido mientras duermen

De lo peor que pueden hacerle a alguien, sobre todo a quienes han decidido independizarse porque seguro trabajan más de la cuenta. Dormir para ellos representa oro, no les eches a perder sus únicos momentos de descanso y paz. Quítate los tacones, no hables fuerte, no pongas música a todo volumen, etc.

10. Paga la renta a tiempo

Por favor. No necesito decir más respecto a este punto, solo insistirles que lo hagan (¡a tiempo!.)

Bonus.

11. Sigue la regla de oro

“No hagas a los demás, lo que no quisieras que te hicieran.”

Tan simple como eso.

Espero que les hayan gustado y lleguen a ser unas excelentes y plenas roomies felices. Si ustedes tienen otros consejos, no duden en dejarlos abajo en los comentarios.