logo
El desconocido mal que ataca a gran cantidad de hombres y produce infertilidad
Wellness 28/08/2013

El desconocido mal que ataca a gran cantidad de hombres y produce infertilidad

Aproximadamente un 15% de los varones sanos lo presenta. Es frecuente en hombres de edad puberal. Sin embargo, en adultos puede incluso causar infertilidad.

 

Imagen foto_0000002220130828150021.png
Imagen: Getty

 

 

El varicocele es una dilatación patológica de las venas del testículo. Esta enfermedad se debe a un flujo más lento de lo normal en la salida de sangre desde el testículo, debido a una falla en el sistema valvular venoso. Dentro de las venas existen válvulas que impulsan la sangre en contra de la fuerza de gravedad, que cuando fallan se dilatan.

 

“Esta dilatación es la misma que es posible observar en las extremidades inferiores de la gente mayor, sobre todo mujeres y que se conocen como várices o en el recto conocidas como hemorroides”, afirma el Dr. Andrés Giacaman, urólogo de Clínica Ciudad del Mar.

 

¿Cómo darse cuenta si estoy en presencia de varicocele?

Los hombres se pueden palpar o notar un aumento de volumen alrededor del testículo, sobre todo al estar de pie. En algunos casos, su presencia puede asociarse a malestar testicular y dolor intermitente.

 

El diagnóstico del varicocele es, ante todo, clínico. Entre los estudios que ayudan a confirmar el diagnóstico está la ecografía doppler testicular y para hombres con problemas de infertilidad, se puede solicitar un espermiograma.

 

Según el especialista la presencia de varicocele durante la infancia y pubertad puede afectar el desarrollo normal del testículo, determinando un retardo en su crecimiento lo que se manifiesta en un testículo más pequeño (atrofia testicular). En cambio en adultos, puede asociarse a una disminución en la producción y alteración en la calidad de los espermatozoides, siendo reconocido como una de las probables causas de infertilidad masculina, potencialmente tratable.

 

“El tratamiento es quirúrgico y consiste en realizar una incisión en la región inguinal izquierda, inmediatamente por arriba del testículo. En esta zona pasan las venas provenientes del testículo, habitualmente son 3 a 4, las cuales se ligan y se seccionan. Con esto la sangre debe buscar otras venas de mejor calidad para regresar al corazón”, concluye el especialista.