¿Te imaginas estar siempre en forma y nunca enfermar? Conoce las claves del Higienismo

La alimentación es la culpable del 79% de las enfermedades y, bajo esa premisa, esta forma de comer permitiría mantenernos completamente sanas, tanto física como emocionalmente. ¿Qué debemos eliminar? Azúcar, sal, arroz y harinas blancas.

 

Imagen foto_0000002320130717104421.jpg

Por Carolina Palma F.

Si te quedas en tu casa algunas mañanas, seguramente habrás visto a Mauricio Esteban Gatica Guevara (57) en matinales dando cátedra sobre una forma de alimentación que logra que no nos enfermemos nunca. Sí, nunca. Él asegura ser el único chileno miembro de la Asociación Norteamericana de Higienismo; estudió higienismo en Alemania, Francia y Cataluña, y Medicina en la Universidad Complutense de Madrid. Y además ha escrito 12 libros que demuestran que cambiando la alimentación, cambia la actitud frente a la vida.

Desde muy pequeño optó por llevar una vida sana, lo que lo llevó a convertirse en higienista hace más de 40 años, no enfermándose jamás, ni siquiera de un dolor de cabeza. Dentro de esta corriente de alimentación existen cuatro tipos: los básicos, veganos, compatibilizas y los integrales; Mauricio está entre los más radicales: no se nutre de animales, no bebe agua hace 40 años y come sólo dos veces al día. Un poco extraño para nosotras las simples mortales, pero afirma que le hacen exámenes cada 4 años en la Universidad Católica para conocer su situación.

"Me da la impresión que de las personas de mi edad debo ser de las más juveniles. Mantengo los mismos gustos que antes; me gusta el heavy metal, ando en bicicleta, me fascinan los cómics y mi novia tiene 21 años. Mis primeros artículos sobre 'cómo ser feliz' los publicaba en la revista Onda. Tenía las claves para ser feliz, pero el higienismo me permitió tener el control de la salud. Yo le digo a la gente 'no me crea', pero inténtenlo, y el cuerpo les dirá la verdad", sostiene.  

¿Qué es el higienismo? No es una dieta ni una religión; más bien, se trata de una ciencia de la salud que reconoce la unidad de toda la vida, que postula que la salud física, mental y emocional están vinculadas de un modo inseparable. Y que suministrando al cuerpo los requerimientos básicos de la naturaleza, una dieta disociada vegetariana, aire puro, ejercicio, descanso, sueño, equilibrio mental y emocional, y cualquier actividad sana en contacto con la naturaleza, nos mantendremos sanos. Todo porque el 79% de las enfermedades son causadas por la alimentación, el 7% por los estados mentales, otro 7% por los genes y un 7% por el medioambiente.

Como se explica muy bien en la página www.higienismo.cl, optar por el higienismo limpia "las tuberías" del organismo, por donde circula la sangre y la linfa. Si no se "asea" el cuerpo reacciona como una bomba de tiempo que, tarde o temprano, explota. "El higienismo cumple 200 años el 2020, y es una forma de comer con la cual no te enfermas nunca, eres inmune a infecciones, virus, gérmenes, bacterias. También rehabilitas a personas con cánceres, evitas amputaciones sólo a través de la alimentación, mejoras problemas de la vista. Esto mientras el organismo pueda; si existe una metástasis, no se puede", explica.

Se recomienda acudir a una consulta antes de decidir seguir este método, pero existen 15 puntos interesantes. ¿Intrigada?

* "Una persona se puede hacer higienista, y en sólo 3 meses renueva el organismo y la mente. Provoca un cambio de mentalidad, de actitud. Cuando comienzas esta forma de alimentarte puedes sufrir de dolores de cabeza en las mañanas, lo que se llama Síndrome de Abstinencia. El cuerpo pide unos tres días, y después nunca más. Antes de una semana la persona no tendrá más hambre, no va a querer comer en la mañana, ni sentirá sed".

* Se trata de una forma sustentable de comer, y bien lo sabe Mauricio, que fue miembro del consejo asesor del Instituto de Ecología de Chile por más de 20 años. "El higienismo es ecológico, porque cuando te comes un completo, una chorrillana, estás haciendo un gasto; en cambio, cuando comes bien, estás haciendo una inversión. Alimentarse es todo lo contrario a comer. Cuando te alimentas, inviertes; cuando comes, gastas, y eso implica desgaste, porque llega la enfermedad, los exámenes, los tratamientos, los fármacos.

* Los higienistas comen quesillo, ricota, sushi, empanadas, tortas, tallarines, pizzas, pero todo natural, con harina integral que no tiene almidón. Esto es lo que se llama bio-cocina (imparte clases). Todo lo light es peor que lo original, porque está más procesado, pensado solamente en el peso. Para quitarles esas sustancias, los intoxican. Se pueden comer ensaladas, verduras y hortalizas, prácticamente todas; la cuestión es la oportunidad o las mezclas. De los supermercados se pueden comer algunas cosas, como el yogur natural, pero no debe tener colorantes, aditivos, ni gelatina, porque está hecha con pezuña de cerdo y cuero de animal".

Sigue > >