Mario Velasco se confiesa y nos dice quién es la mujer a la que encuentra irresistible

Es conductor de “Secreto a Voces” (Mega), tiene dos hijos, de 15 y 2 años y actualmente es pareja de Carolina Mestrovic.

 

Imagen foto_0000002220130603142018.jpg

 

 

Lo primero que haces cuando te levantas:

Prendo la televisión. Ese es mi acto reflejo.

 

¿Qué necesitas para ser feliz?

Hoy, lo que necesito para ser feliz, precisamente, es que mi familia y la gente que yo quiero tenga salud y esté bien. Creo que eso es lo más importante al final del día… Nada se puede comparar a que le pase algo a algún familiar querido.

 

Palabra que mejor te define:

Alegría. Soy un gallo súper alegre, disfruto de la vida y creo que estoy pasando por uno de mis mejores momentos…. Así que soy un agradecido y me siento un tipo tremendamente feliz.

 

Mujer que consideras irresistible:

Te debería decir Carolina Mestrovic, porque si no me van a matar (ríe)… Pero así como en el plano internacional, me encanta Charlotte de Mónaco, la encuentro una mujer muy linda.

 

Un defecto femenino que no soportas:

La falta de humor. A una mujer la puedes encontrar muy guapa, pero si es pesada con el resto o si no te devuelve nada, para mí por lo menos pierde todo el atractivo.

 

Un aroma excitante:

El olor a rosas lo encuentro exquisito, pero si tuviese que elegir un olor rico y asociado a cosas más sexuales, podría ser el perfume de mujer Ralph.

 

Tu mayor pasión:

Me encantan los caballos de carrera. Creo que la hípica es una de mis mayores pasiones.

 

¿A qué no te puedes resistir?

A los chocolates.

 

¿Estás solo o acompañado?

Muy bien acompañado.

 

Si pudieras retroceder el tiempo, ¿hay algo que cambiarías o volverías a hacer?

Soy de las personas que no se arrepiente de nada y creo que, en general, todo pasa por algo. Obviamente, he cometido errores, pero esos errores me han servido para crecer, madurar, aprender… Creo que todo tiene su consecuencia en la vida, entonces no cambiaría nada.

 

Tu mayor satisfacción:

Mis hijos, la Julieta y Matías. Creo que el verlos crecer, reír, jugar, es la mayor satisfacción que puede tener un hombre.

 

Y lo último que haces antes de irte a dormir:

Lavarme los dientes, y a la cama.