La importancia de una alimentación natural en el embarazo

¿Has escuchado alguna vez la frase “somos lo que comemos”? Si bien esta reconocida afirmación del padre de la medicina occidental, Hipócrates, es válida para toda persona, lo es aún más para el bebé en gestación. Qué come la madre, y cómo lo come, es fundamental para su desarrollo.

 

Imagen foto_0000002220120823124902.jpg

Salud y enfermedad se vinculan estrechamente con los alimentos que ingerimos; un tema relevante en los tiempos modernos, industrializados, acelerados y saturados de comida chatarra.

La nutricionista Ana María Vidaurre, explica que es frecuente que las embarazadas coman excesivamente y de manera no saludable, respondiendo a un "hambre emocional, más que a uno físico". Durante el embarazo, recomienda potenciar los alimentos de origen vegetal, asegurando un consumo regular de alimentos altamente nutritivos, entre los que encontramos los que contienen hierro, ácido fólico, proteínas, así como también alimentos con sésamo, chía, maravilla, quínoa y avena.

La nutricionista, diplomada en medicina biológica, agrega que "el tratamiento industrial que reciben los alimentos de origen animal afecta su calidad nutritiva –principalmente su composición de ácidos grasos-, lo que aumenta su carga tóxica", no siendo recomendados para mujeres embarazadas. Sin embargo, añade que "el embarazo no es momento para realizar cambios radicales en nuestra dieta. Es decir, si nunca fuimos vegetarianos, no debemos serlo ahora. Basta con evitar aquellos alimentos más dañinos y tóxicos como las bebidas, jugos artificiales, café y azúcar refinada; así como incorporar cada vez más alimentos como legumbres, granos integrales, semillas, vegetales y frutas".

Ana María Vidaurre enfatiza también la relevancia de que la embarazada consuma más líquidos que lo habitual, para evitar infecciones urinarias. La profesional recomienda beber agua filtrada o mineral embotellada, así como infusiones de menta o manzanilla, evitando el té cargado. También sugiere cocer algún tipo de fruta y tomar el líquido. La nutricionista agrega que los hábitos alimenticios que tenga la mujer durante el embarazo se deben mantener durante la lactancia, etapa en la que su dieta determinará la calidad del alimento que generará para su hijo.