¡Hola! Mi nombre es Paola Kullock

La semana pasada les presentamos a la nueva columnista de Belelú con su artículo, “El lenguaje en la Cama” y en esta ocasión ella misma se presenta…

N de la R: La semana pasada les presentamos a la nueva columnista de Belelú con su artículo, “El lenguaje en la Cama” y en esta ocasión ella misma se presenta.

Me autodefino como una teórica del sexo, porque tengo una gran capacidad para hablar de este tema tan particular e íntimo sin que nadie se ofenda.

No soy sexóloga, sino especialista y asesora en juegos eróticos. En mi adolescencia, era la que aconsejaba a las demás sobre sexo, con la ayuda de la voz masculina de mi novio de entonces. Cuando fui un poco más grande, me matriculé como masajista profesional y comencé a trabajar en uno de los mejores lugares de Buenos Aires como masajista de hombres. Esto me permitió escuchar mucho, aprender mucho, ver mucho… ¡y tocar mucho!: el masaje se realizaba de pies a cabeza y por todo el cuerpo.

En ese momento de mi vida, recuerdo que miraba con atención un programa de tele en el que Annie Sprinkle, una performer no muy agraciada, abría su vagina para que hombres y mujeres provistos con linternas, pudieran ver cómo somos las mujeres por dentro. Me impactó tanto que descubrí que era posible hacer eso sin ser obsceno, ni pornográfico. Al contrario, era muy claro y didáctico.

Luego, durante varios años, trabajé en distintos lugares haciendo lo mismo, abandoné varias veces, tuve un sitio para “solos y solas”, fui consultora de ventas de un importante centro de estética y cursé la carrera de organización de eventos…

Los últimos años, trabajé de manera independiente, llegando a ser muy conocida y respetada como masajista. En total, fueron diez años, durante los cuales atendí a más de diez mil hombres. Parecen un montón, ¿no

También, durante los tres últimos, trabajé como “fantasía controlada” para parejas que querían iniciarse en las prácticas swinger y empecé a enseñar masajes eróticos a hombres, mujeres y parejas.

Por otro lado, siempre había querido aprender striptease, y no daba con alguien que lo enseñara, sencillamente, porque no había nadie que lo hiciera. Después de buscar mucho y de un par de intentos fallidos, encontré a una stripper profesional que me enseñó cómo hacer un striptease y cómo enseñar a otros a hacerlo. Ella participó en el DVD que tengo grabado y entrego a mis alumnas. Así nació PK ESCUELA DE SEXO, ya hace más de cinco años. Con una clara voluntad de ayudar a otros y que se puede leer ya en el slogan de mi escuela: TODOS LOS SECRETOS DE LAS PROFESIONALES PARA QUE LOS USES EN LA INTIMIDAD DE TU HOGAR.

Sin copiar a nadie, sin usar una computadora (todavía tengo anotadas las primeras ideas en un cuaderno), todo a pulmón y sin “ver el negocio”. Sólo porque me encantaba la idea.

Y así fue que funcionó: ¡Muy bien!. Al primer taller de juegos eróticos vinieron ocho mujeres y después empecé con las animaciones para despedidas de soltera o soltero, y vinieron más clases y más alumnos, más talleres, seminarios, eventos especiales, actividades para parejas, para hombres, mi propia obra de teatro, el programa de radio y mi libro: “Sexo…Ponele ganas!”

Amo lo que hago. Creo en lo que hago. Disfruto lo que hago.

Si llegaste hasta acá, es porque ya estás con ganas de seguir adelante. Gracias por acompañarme en esto que te dará, seguro, mucha satisfacción.

Y ojalá mis ideas te sean útiles, las disfrutes junto a tu pareja y tengas una vida sexual divertida y feliz.

¡Hasta la próxima!