¿Cómo llevar una relación amorosa en la oficina?

Y tú ¿Llevas o has llevado una relación amorosa en tu trabajo? ¿Cómo lo has hecho?

Si bien, Pam y Jim vendrían siendo el mejor ejemplo de todo lo que NO DEBES HACER en tu oficina, es inevitable no mencionar a esta tremenda dupla televisiva de The Office, sin duda, una pareja perfecta.

Y aunque no todos los trabajos tengan la fantasía, ni el humor de una buena serie gringa, ninguno está ajeno a que sus integrantes caigan en el juego del coqueteo, el encantamiento o incluso en relaciones de amor verdadero -salvo en este trabajo por supuesto-.

Frente a esto, el Ceo de la red de citas Match.com, Claudio Gandelman, quiso compartirnos sus impresiones y de paso darnos algunas recomendaciones de cómo deberíamos actuar en caso de mantener una relación amorosa en nuestros trabajos.

Para Claudio no es novedad que se formen parejas en el ambiente laboral  y cómo no, si un gran porcentaje de personas dedica un tiempo más que considerable en su oficina. “Actualmente, las jornadas son cada vez más largas y por ende, mientras más tiempo se pasa junto a un grupo, más estrechos se vuelven los lazos, se conoce más íntimamente a quien está a su lado, se comparten más los asuntos personales y se crea el terreno favorable para que se desarrollen relaciones más allá de la amistad”, expresa.

Y aunque aún existen trabajos con políticas empresariales que no permiten mantener relaciones sentimentales, muchas empresas han redefinido sus normas con el fin de encarar de mejor forma las relaciones interpersonales de sus trabajadores, cada vez con más perfil  y espíritu joven, cuya informalidad, espontaneidad, actitud y la misma juventud, naturalmente puede exacerbar el atractivo entre compañeros -1313- , lo que claramente no implica desubicarse ni salirse de contexto.

“Cuando se convive con alguien, en cualquier ambiente que sea, académico, profesional o social, no hay cómo evitar sentir interés por otra persona. Lo que marca la diferencia de cómo se conduce ese interés será justamente el escenario donde acontece. Muchas personas sienten dudas sobre cómo encarar una relación amorosa dentro del ambiente de trabajo” Plantea el estratega de Match.com.

Por lo que si actualmente mantienes una relación amorosa en tu trabajo o pretendes una, Claudio Gandelman nos da algunas sugerencias de cómo llevar adelante ese romance de forma saludable y cuidadoso:

  • En primer lugar, es importante tener claro qué dice el código de conducta de la empresa donde trabajas. ¿Es permitido? ¿Puede causarte problemas?
  • Tener una pareja en el lugar de trabajo puede afectar a todo el grupo si los dos no saben cómo llevar adelante la relación de forma madura. Las escenas de celos y las discusiones generan un clima pesado e incómodo, alimentan los rumores y aumentan los comentarios. Todo eso puede llevar a una pérdida de productividad importante y no se tardará mucho en asociar el desempeño con la relación, lo que puede comprometer el cargo de uno de los integrantes de la pareja.
  • De igual forma, los besos, los abrazos, los apodos, las cartitas, los regalos, las conversaciones interminables en los chats pueden generar una impresión infantil de la relación y, nuevamente, crear un clima de incomodidad por ser inadecuados. Ya sea por problemas personales de la pareja que quedan al descubierto cuando están juntos o por demostraciones de afecto exageradas, el ambiente de trabajo puede sufrir cuando una pareja se equivoca en el tono.
  • Vale la pena recordar que si surge un interés de pareja en el trabajo, todo lo que hay que hacer para aprovechar la oportunidad es tener en mente que cada espacio tiene sus reglas con sus límites. Por esto, se debe tener presente que lo que vale en casa no vale en el trabajo y viceversa. Se debe considerar que no están solos: hay todo un grupo de profesionales alrededor que, indirectamente (y a veces directamente), están involucrados en esa relación y pueden, si las cosas se hacen mal, terminar perjudicados.

Y por último sugiere que no debes dejar que la relación interfiera en tu productividad, preservando así tu imagen y todo lo que construiste profesionalmente hasta el presente y, sobre todo, mantener el sentido común.

Y tú ¿Llevas o has llevado una relación amorosa en tu trabajo? ¿Cómo lo has hecho?